Crónica BTT Rei Cintolo por Silvia Blanco ( BH Factory Team)

Mondoñedo, una nueva versión todavía más dura, y un día espectacular, fueron los factores que marcaron la BTT Rei Cintolo, prueba englobada dentro del Open Gallego de Maratón.

Los mejores bikers del panorama gallego se daban cita en este reto capaz de vencer a los más valientes; su formato en dos vueltas la hacía todavía más extrema, pues el paso por meta era una tentación demasiado apetecible… Tanta dureza asustó a las oleadas de btteros que gustan de correr todas las pruebas de renombre, aunque cuando se trata de luchar en casa, muchos se acojonan y prefieren pasar palabra… ¡o carrera, más bien! Jajaja.

Unos 120 participantes conformaban la parrilla de salida, que tenía lugar a las 09:30 bajo el grito de guerra de Victorio. El inicio no sufría cambios respecto al año anterior, arrancando desde la Catedral de Mondoñedo, para pronto adentrarnos en los montes mindonienses.

Los primeros repechos ya dejan escuchar los jadeos entrecortados de los corredores, permitiendo coger aliento en alguna corta bajada, para pronto volver a quemar las piernas en la siguiente ascensión.

Los caminos muestran un buen estado, prácticamente sin barro, por variar un poco este año, aunque sí se hace necesario esquivar los múltiples surcos ocasionados por los tractores, y más si toca bajar en grupo. Las sensaciones no son malas del todo, a pesar de que la cabeza me dice que voy a sufrir, y mucho, pero se trata de ir poco a poco y sin agobiarse. Pronto me da alcance German, amigo de batallas asturiano, con quien compartiría ruta y momentos de decadencia…

Tras varios kms de sube y baja, llega la temida Infesta, donde la penitencia está asegurada y los peregrinos se ganan de forma heroica la entrada a Santiago. Más de 3 Kms de subida continua, con zonas de pendiente abrumadora, que más bien parecen 10… Y todo esto bajo un sol intenso, que en la segunda vuelta se tornará abrasador.

Poco a poco alcanzamos la cima, y aquí entramos en una variación respecto al año anterior; ligera bajada de hierba donde tomar algo de aliento, para subir un corto repecho donde el terreno agarra con fuerza. A continuación, una zona rodadora, con varios kms en bajada, que nos conducirán al primer avituallamiento. Seguidamente, iremos ascendiendo levemente para afrontar el segundo puerto del día, un ascenso precioso dentro de la red natura, por las zonas de Estelo y Tronceda.

Y, después de varios kms de escalada sin fin, llega la esperada bajada, para hacernos gozar a tope de un circuito técnico, primero por piedras, para acabar zigzagueando entre pinos. Tras este descenso, algunos kms llanos, y también los últimos repechos del recorrido, antes de volver a tirarse monte abajo y desembocar de nuevo en Mondoñedo.

Entrada en la plaza bajando las escaleras, y paso por meta para iniciar la segunda vuelta, ¡lo cual no será tarea fácil! Recojo un botellín de manos de nuestra aguadora Noe, y sigo adelante alentada por los ánimos de todos los presentes.

El inicio de esta segunda vuelta sufre un pequeño cambio, adentrándonos en algunos senderos antes de volver al trazado inicial. Las sensaciones ya no son tan buenas como al principio, aunque no puedo quejarme, ¡todavía sobrevivo! En los primeros repechos de la Infesta nos encontramos de frente con la lideresa Isa Picoaga, que tiene problemas mecánicos y decide abandonar; una pena, corriendo en casa y con el buen ritmo que llevaba.

Voy descontando cada metro hacia la cima, chorreando de sudor y gestionando el agua para no desfallecer y, cuando por fin, coronamos, un miembro del 7 voltas nos espera con garrafas de agua fresquita, ¡menudo gustazo!

Ya puedo saborear el final, solo falta completar los últimos kms de subida y gozar de las divertidas bajadas… Algo más de 5 horas para culminar el desafío, cansados pero felices, y con una sensación de disfrute máximo. ¡Esta gente sí que sabe organizar pruebas!!!

La sorpresa grata del día fue la subida a podio con tarta incluida, y trofeo de la mano de Fernando Vilariño, maestro artesano que nos deleitaba con una hermosa escultura en piedra con el logo del 7 Voltas. Pena que Xisco sea un torpe y se le cayese de las manos… agradecer a Fernando el ofrecimiento para hacer uno nuevo.

Tocaba reponer fuerzas, y que mejor lugar que el Seminario Santa Catalina, con un menú completo y delicioso. ¡Así da gusto asistir a las pruebas! Dar las gracias al Club Ciclista 7 Voltas por el esmerado trabajo para ofrecernos un circuito de 10 con una organización impecable.

Victorio, el alma de las carreras.