Unión Ciclista Profesional ¿Funciona este sistema?

51
tour de francia

No se si al final quedará algún equipo ciclista en pie, si ya de por sí es muy difícil gestionarlo y buscar los fondos necesarios para que funcione y salga rentable la propia UCI y las distintas federaciones no hace más que poner trabas.

Desde mi punto de vista esto es lo que está matando al ciclismo y no el doping; pienso esto porque las carreras importantes siguen teniendo una buena audiencia en televisión, sigues viendo a multitud de gente agolpada en las cunetas. Algo de rentabilidad debe tener cuando es una empresa privada es la que pone el dinero para que se vea en abierto la prueba de fondo en ruta del campeonato del mundo de ciclismo (no hay que olvidar que casi no lo vemos debido a que la empresa contratada por la UCI para gestionar los derechos televisivos encareció de manera significativa el precio de la retransmisión). Esto me hace pensar que el ciclismo, a los que mucha gente cree que está herido de muerte por los distintos casos de dopaje, todavía está vivo y que sigue siendo rentable.

Lo que lo está hundiendo son normas tomadas desde los despachos de la gente que maneja el cotarro, normas como que los equipos de nueva creación no puedan competir en las principales carreras del calendario si no es por invitación. Esta norma va a ser funesta a la hora de que nuevas empresas quieran entrar a formar parte del mundo de la bicicleta, ¿cómo vas a convencer a alguien para que invierta su dinero en un equipo que no va a estar en las principales pruebas del calendario? Un buen ejemplo lo tenemos con el caso del piloto español de fórmula 1 Fernando Alonso, retrasó su proyecto un año porque para este año no le aseguraban un puesto en la élite, ahora qué, a lo mejor las empresas que estaban detrás de él ya no están tan interesadas al enterarse que van a estar un año en el limbo y que al siguiente ya se verá que pasa.

Poniendo todas estas zancadillas juntas y uniendole el estado de crisis económica en el que estamos inmersos nos da un resultado de una importante merma en el número de equipos, de 160 que hubo en 2013 a 88 que va a haber en 2014. Esta ciscunstancia acarrea otro problema, el de los corredores que se encuentran sin equipo, dentro de este grupo tenemos gente muy importante como pueden ser Samuel Sánchez (que fue campeón olímpico), Juanjo Cobo (ganador de una vuelta a España) o Chris Horner (vigente campeón de La Vuelta). Pero también hay gente que no tiene tanto «nombre» y que, aún siendo jóvenes, les va a ser muy difícil que les fiche ningún equipo. Este problema también viene alimentado por el sistema de puntuación por corredor impuesto por la UCI. el cual está demostrado que no beneficia al ciclismo para nada.

bg_samuel_sanchez_eukaltel_600

También nos encontramos con otro grupo de profesionales que han decidido colgar la bici, y no me extraña, sobretodo cuando estás en la tesitura de dejarlo o no, cuando te asaltan esas dudas sobre si puedes aguantar otra temporada o no y, sin saber como, te ves sin equipo. Yo me pongo en su pellejo y también se me quitarían las ganas.

Supongo que habrá más factores que estén llevando a esta situación, pero lo que está claro es que los gestores encargados de hacer que este «negocio» funcione no lo están haciendo bien. Un buen gestor se nota en los momentos difíciles, cuando minimiza daños con sus decisiones y no los provoca como parece ser que está pasando, desde mi punto de vista. Y lo peor de todo es que estas malas decisiones al final las están sufriendo los corredores, los mecánicos, fisios y demás componentes de los equipos que están despareciendo.

Espero que todo esto se arregle pronto, se flexibilicen un poco las normas para dar cabida a más equipos y, por extensión, a más corredores, ya sean veteranos que algún tengan algún cartucho que disparar o jóvenes que estén por despuntar. A lo mejor nos estamos perdiendo a los nuevos Indurain, Pantani o Contador porque no tienen los puntos necesarios para recalar en ningún equipo de la élite puesto que cada vez hay menos.