¿Sirven para algo los carriles bici segregados?

368
via verde,bicicleta, moutain bike, btt

Cada día son más los ciclistas que se mueven por la ciudad en sus bicicletas y optan por este sistema de transporte frente a otros como puede ser el coche convencional o eléctrico. Pero, ¿es realmente necesario crear una infraestructura ciclista separada del resto del tráfico?

Esta cuestión sobre cómo debe de plantearse la movilidad urbana y su correspondiente infraestructura dentro de las ciudades, se la hacen cada día más expertos en la materia.

De hecho podemos ver en los estudios que se están llevando a cabo, que la bicicleta cada vez tiene más peso para responder a estas cuestiones, y es que el futuro de la movilidad en las ciudades pasa indudablemebte por las dos ruedas y no por el coche particular, sea eléctrico, diésel o gasolina.

A día de hoy todavía hay personas que piensan que los ciclistas deben de compartir la carretera con el resto de la circulación, que con pintar un carril con la silueta de una bicicleta se está creando infraestructura ciclista que fomenta el uso de la bicicleta dentro de las ciudades

Cada día más estudios demuestran que son necesarios los carriles segregados

El uso compartido de ciclocarriles con coches, motos, camiones etcétera, no favorece el incremento de usuarios que se mueven con la bicicleta por la ciudad.

Es una medida barata para los políticos que les ayudan a crear una pátina de ecologismo mal entendido sobre su figura, y que ciertos palmeros de su entorno se encargan de ensalzar como si fuesen medidas que tuviesen algún tipo de calado sobre ciudadanía.

La realidad es que los ciclocarriles pintados que comparten espacio con los vehículos a motor son muy útiles para hacerse una foto y redactar en el programa político de turno: «apoyo a la movilidad sostenible en la ciudad».

Pero su aporte real para incrementar de forma fiable y consistente el uso de la bicicleta en la ciudad es escaso.

Esto podría ser algo que nos estamos inventando nosotros, pero dos importantes estudios que se acaban de hacer públicos sobre la materia, apoyan la teoría de que la creación de carriles bici segregados aumentan la seguridad de los ciclistas, lo que hace se incremente de forma importante el uso de la bicicleta en las ciudades.

Esto puede parecer algo de sentido común, pero a día de hoy no son pocos, incluidos algunos ciclistas, los que no ven con buenos ojos la creación de carriles bici independientes para bicicletas.

En el artículo de Aldred, R.; García-Herrero, S.; Anaya, E.; Herrera, S.; Mariscal, M.Á. Cyclist Injury Severity in Spain: A Bayesian Analysis of Police Road Injury Data Focusing on Involved Vehicles and Route Environment. Int. J. Environ. Res. Public Health 2020, 17, 96. podemos leer las siguiente conclusión:

«El estudio sugiere que separar a los ciclistas del tráfico motorizado puede ayudar a reducir la gravedad de las lesiones de los ciclistas.»

Además pese a las criticas que sufrimos el colectivo ciclista sobre la forma de circular por la carretera, este estudio es claro al respecto: «Aunque aquellos que operan vehículos a motor deben pasar una prueba y someterse a una licencia, parecen ser más propensos que los ciclistas a ser culpables en colisiones que lesionan a los ciclistas»

Para la realización de este estudio se han analizado datos de la policía española durante el año 2016 «incluyen registros relacionados con 12.318 conductores y ciclistas involucrados en colisiones con al menos un ciclista lesionado, de los cuales 7230 eran ciclistas lesionados«

Un segundo artículo que se ha publicado este año, analiza el impacto que ha tenido la creación de carriles bici segregados en Toronto.

Para la realización de este estudio se analizaron datos de siniestralidad y uso de la bicicleta dos años antes de la instalación de los carriles bici y después se analizaron los datos durante dos años después de la creación de los carriles bici segregados.

Tras la instalación de los carriles bici la siniestralidad de los ciclistas se redujeron de forma notable

Los resultados que arroja este interesante estudio en el que se ha analizado grandes cantidades de información son de lo más revelador.

Tras la instalación de los carriles bici la siniestralidad de los ciclistas se redujeron de forma notable, este incremento de la seguridad de los ciclistas tuvo una repercusión positiva en la percepción de la seguridad de muchas personas que decidieron usar esta infraestructura, cosa que antes no se habían planteado hacer.

Hubo un incremento de 2.57 veces más ciclistas que antes de la instalación de los carriles bici segregados.

Además de incrementarse de forma notable el numero de ciclistas que usaban la bicicleta, la siniestralidad ciclista se redujo de forma importante.

Para favorecer el uso de la bicicleta en las ciudades hay que hacer que los ciclistas se sientan seguros.

Es necesario crear una infraestructura ciclista independiente de los coches pero no una infraestructura para la foto, es necesario que se hagan estudios concienzudos al respecto para crear una red de carriles bici con cabeza y sentido, de esta forma se evitaran absurdas inversiones que solo servirán para la foto del político de turno.