La caída de un mecánico en bicicleta que no viste en la París-Roubaix

Lo que no hagan los mecánicos y asistentes de los ciclistas en competiciones como la París-Roubaix no lo hace nadie...

3617
La-caida-de-un-mecanico-en-bicicleta-que-no-viste-en-la-Paris-Roubaix-lotto-soudal-Brent-Van-Moer
Brent Van Moer, del equipo Lotto-Soudal, tratando de ayudar al mecánico que le había traído pedaleando una bicicleta de repuesto se fue al suelo en los adoquines.

Si ya en la retransmisión de televisión de la París-Roubaix ocurren tantas cosas y en tan poco tiempo, que es difícil de gestionar y digerir, imagina las cosas que ocurren y que las cámaras de TV no pueden mostrar.

Las caídas son una de estas cosas, y en un trazado repleto de baches, piedras, tierra y otros elementos que distan poco del asfalto para el que las bicicletas de carretera están diseñadas, están a la orden del día.

Por norma general, las caídas son de los ciclistas profesionales que participan en la carrera.

Pero como decimos, hay muchas más cosas que las cámaras de televisión no llegan a mostrar.

Pero con tanto aficionado animando metro a metro los 257 kilómetros de la París-Roubaix, alguno, queramos o no, graba siempre cosas «curiosas».

El mecánico del Lotto-Soudal se va al suelo al intentar llevar pedaleando una bicicleta a Brent Van Moer

La caída, grabada por un aficionado, no es la de un ciclista.

Una avería mecánica del ciclista del Lotto-Soudal, Brent Van Moer, hizo que alguien comenzase a grabar con su teléfono móvil.

El caos en la París-Roubaix es máximo, organizado, pero un caos.

Si se te estropea la bicicleta tienes varias opciones, una es seguir pedaleando (si se puede) con ella averiada hasta que tu coche de equipo aparezca entre la interminable fila de vehículos de carrera.

Otra es tirar de los coches neutros como los de Shimano, que normalmente llevan ruedas para cambiar ante pinchazos.

Otra es salir corriendo para ganar algunos metros en la espera.

O si no queda más remedio, como es el caso de Brent Van Moer, esperar en la cuneta a que alguien te traiga una bicicleta de repuesto.

Esta fue la opción del joven belga, a quien un mecánico del Lotto-Soudal le trajo la bici de repuesto pedaleando sobre ella.

Caída en los adoquines de la París-Roubaix del mecánico del Lotto-Soudal

En vaqueros, con una bici que no es de su talla, sobre los adoquines, entre coches y aficionados, sin zapatillas con calas para los pedales automáticos, las prisas, querer hacer una entrega rápida de la bici…, ¿qué podía salir mal?

Al intentar bajarse de la bicicleta de carretera Ridley para entregársela a Brent Van Moer, el mecánico cae de bruces contra el pavés.

Parece que se hace bastante daño, pero como la bicicleta ha sobrevivido al trastazo, no duda en levantarse corriendo para empujar unos metros, mientras cojea, a su corredor.

Lo que hacen algunos mecánicos y asistentes en una competición ciclista como la París-Roubaix, no hay como pagarlo…