Crónica Transheroica BTT 2017 por Silvia Blanco (Iberobike – BH Bikes by Atika sport)

79

Después de varios meses en la sombra, intentando acumular kms de entreno, la temporada de maratón llegó a su inicio. Tocaba volver a los madrugones, las preparaciones previas a la competición… y las posteriores!!! El estreno de este año nos traía un nuevo circuito en un escenario desconocido, y su nombre hacía sospechar de una enorme dureza; la Transheroica estaba aquí!!! Los anfitriones del evento eran el C. C. Chantadino, que nos tenían preparado un rápido circuito por los montes de Escairon.

Aunque la participación no fue muy elevada, sí se reunieron los grandes referentes del ciclismo gallego, por lo que la fiesta estaba asegurada. Tocaba esperar la cola para recoger el dorsal y, rápidamente, prepararse para calentar un rato y colocarse en la salida. Muchos nervios, ya que esta prueba serviría de test para ver mi estado de forma, y para estrenarme en carrera con mi gran compañera de dos ruedas… solo esperaba estar a su altura!

Dan la salida y el ritmo de inicio ya indica que no va a ser fácil buscar una buena posición, pero debemos intentar dar lo máximo y disfrutar del recorrido. Sensaciones de cansancio en los primeros repechos, aunque el terreno es rodador y permite llevar una velocidad alta. Mi primer fallo, no tener una buena salida, ya que los grupos en los que me encuentro rodando no me permiten aprovechar la ventaja de ir en pelotón… habrá que trabajar la explosividad!

Me encuentro cómoda rodando sobre la bici, la nueva geometría hace que las bajadas sean rápidas y divertidas, aunque las piernas no van demasiado frescas y las siento cargadas. Supero la primera vuelta de 33 Kms en un buen tiempo e inicio la segunda sin pensarlo mucho, no vaya a ser que me dé la tentación de parar…jeje. En esta segunda parte, comparto varios kms con una chica, nueva en estas carreras de maratón; qué agradable ver que cada vez somos más las que nos animamos a vivir este mundo maravilloso y nos esforzamos por ser la mejor versión de nosotras mismas!

Consigo completar el recorrido, con mejores sensaciones que en la vuelta anterior, aunque con las fuerzas ya al límite. Eso sí, como siempre, el cansancio desparece en cuanto cruzo la meta, la sensación de superación puede más que el sufrimiento.

 

Queda mucho trabajo por delante, y también muchas experiencias por vivir, pero vamos progresando, y con el equipamiento de este año todo parece más fácil.