Vídeo: «Fue como si me hubiese chocado contra una pared. Me dieron por muerto», Luke Rowe

62279
Vídeo:
El ciclista Luke Rowe durante una entrevista realizada por su equipo, el Ineos Grenadier.

Que el ciclismo es un deporte muy duro, lo sabemos todos. Muchos sacrificios personales, horas, días, meses y años pensando única y exclusivamente en la bicicleta y como mejorar sobre ella, sin importar si llueve o hace frío, lejos de la familia y un sin fin de motivos que hacen que esta actividad, sobre todo tratándose de competición de alto nivel, algo no apto para todos los públicos.

Simplemente terminar una carrera o una marcha cicloturista para muchos es todo un logro personal, y tratándose del Tour de Francia, tener que marcharse forzosamente por primera vez en la vida, es cuanto menos desilusionante.

Esto es lo que le ha ocurrido al ciclista del equipo Ineos Grenadier Luke Rowe, quien ayer, durante la decimo primera etapa del Tour de Francia 2021, tuvo que decir adiós de esta forma tan triste.

«Dentro de poco me subiré al coche y me dirigiré al aeropuerto para volver a casa pronto. Es un deporte brutal y esa es la realidad muchas veces»

Luke Rowe

La etapa de ayer, con dos ascensiones finales al famoso Mont Ventoux, y en la que Wout van Aert pudo lucirse como nunca entrando en solitario en meta, fue para otros un auténtico calvario.

En el caso de Luke Rowe, cuando quedaban unos 100 km a meta y después de haber estado trabajando duramente en los primeras compases de la etapa para su líder, Richar Carapaz, comenzó a sentir que algo no iba bien en sus piernas.

En la primera ascensión al Mont Ventoux, la cual describe como si se hubiese chocado contra una pared, le relegó al último lugar del grupo, perdiendo conexión incluso con el tren de los esprinters.

Desde ese momento, rodó prácticamente en solitario hasta la meta.

«Las luces se apagaron y los ciclistas a los que normalmente superaría con bastante facilidad me dieron por muerto. Faltaban más de 100 km y yo estaba solo»

Luke Rowe

En esos momentos, cuando faltan casi 100 kilómetro a meta, muchos de ellos subiendo grandes pendientes, te suelen pasar muchas cosas por la cabeza.

Rowe solo tenía una, y era llegar a meta a tiempo para poder salir de nuevo vestido con los colores del Ineos Grenadier para ayudar a su equipo.

El galés, de 31 años de edad, ha terminado todos los Tours de Francia en los que ha participado, salvo en el 2019, donde un rifirrafe en plena carrera con el ciclista del Jumbo Visma Tony Martín, terminó con ambo expulsados del Tour.

Ayer, después de luchar en solitario más de media etapa, llegó a meta con casi seis minutos por encima del límite de tiempo, y el reglamente y los jueces no perdonan.

Este es el vídeo donde, con tristeza, se despide de este Tour de Francia 2021.