Un ciclista practica una traqueotomía a otro tras una grave caída en bicicleta

418
Un ciclista practica una traqueotomía a otro tras una grave caída en bicicleta
A veces una simple caída en bicicleta se puede complicar más de la cuenta. Estar preparado y conocer loe procedimientos básicos pueden salvarte la vida o la de algún compañero.

Nunca se sabe cuando llegan las caídas en bicicleta. Normalmente terminan en moratones y rasguños, y en ocasiones con algún que otro hueso fracturado. Pero la mala suerte puede hacer que el trastazo se complique más de la cuenta.

Esto último parece ser lo que le ocurrió a Todd Van Guilder, un ciclista de Minessota, Estados Unidos, quien sufrió una caída en bicicleta de montaña mientras montaba con un compañero.

Todo ocurrió muy rápido. Según comenta en los medios locales el propio Todd, el pasado 12 de septiembre se encontraba de ruta junto a su amigo cuando cayó de mala manera, golpeándose en el pecho y el estómago.

Tras la caída en bici, quedó tendido con muchas dificultades para respirar

Tras el golpe, quedó dolorido en el suelo con muchas dificultades para respirar. Sin pensárselo dos veces su amigo llamó a emergencias, y rápidamente varios médicos y la policía llegaron hasta el sendero donde se había accidentado.

Tras una primera comprobación, estos decidieron que Todd necesitaba de oxigeno, pues le costaba mucho respirar. Para ello tenían que bajar hasta el parking donde habían dejado la ambulancia para poder coger las bombonas.

La suerte, esta vez la buena, hizo que el policía que se ofreció voluntario para la caminata de ida y vuelta hasta el aparcamiento, se cruzase con otro ciclista, que tras conocer lo sucedido, no dudo en bajar junto a su compañero el kilómetro y medio en bicicleta, y volver cargado con la bombona de oxigeno.

El ciclista en cuestión era médico de urgencias, y tras llegar hasta el herido, vio que la situación no pintaba nada bien.

Intentaron dar oxígeno con la mascarilla a Todd Van Guilder, pero sus niveles en sangre no mejoraban. Según comenta Jesse Coenen, el médico de 38 años de edad, si no conseguían darle oxigeno, podría colapsar en unos 10 o 20 minutos.

El helicóptero medicalizado estaba en camino, pero la situación era grave y debían bajarlo antes hasta el parking para que este pudiese recogerlo.

«Nunca había realizado una traqueotomía en una persona, solo en maniquís y animales»

Jesse Coenen – Ciclista médico

Las traqueotomías normalmente se suelen realizar en pacientes con dificultades serias para respirar, y previa anestesia general (salvo en emergencias críticas), se trata de realizar un orificio en el cuello para llegar hasta la tráquea, lugar donde se inserta un tubo con el que se administra el oxígeno de forma manual o mecánica.

Coenen no tenía muchas opciones si quería salvar la vida del ciclista herido, y pese a no contar con las herramientas necesarias, los sanitarios que acudieron al rescate al menos tenían guante y un bisturí.

No nos queremos imaginar el dolor que tuvo que sentir Todd Van Guilder y la sangre fría de Coenen para realizar el corte en el cuello, el cual además se complicó en primera instancia teniéndolo que hacer más grande para poder meter el tubo del oxigeno.

Sea como fuere, la pericia de este médico ciclista y la ayuda de todos los presentes en la escena, hicieron que los niveles del ciclista herido se estabilizasen, ganando algo de tiempo para poder ser bajado hasta el helicóptero.

Tras ser evacuado al hospital, se le diagnosticó un trauma cerebral, pero tras diez días ingresado, pudo volver a casa donde continúa su recuperación.

«Hablé con él Coenen en una vídeo llamada y le dije lo agradecido que estaba de que estuviera allí ese día en ese preciso momento. Obviamente soy extremadamente afortunado. ¿Cuáles son las probabilidades de que él estuviese allí?»

Todd Van Guilder – Ciclista herido

Hace no mucho tiempo vimos otra caída, esta vez de una gran estrella del mountain bike, quien sufrió un corte en su entrepierna alcanzando la vena femoral.

Si no llega a ser por la ayuda de un compañero que presionó la herida de Cedric Gracia con fuerza hasta que los médicos pudieron llegar hasta él, no lo hubiese contado.