¿Tomar los tiempos a 3 Km de meta? Roglic aplaude a La Vuelta por la decisión

350
El BORA-hansgrohe opina que Ackermann no hizo nada irregular en el esprín
Momento en el que Pascal Ackermann se va bruscamente hacía la derecha y se lleva por delante a otro corredor golpeándolo con la rueda trasera. - Archivo

El duro día de ayer en La Vuelta Ciclista a España ha sacado a relucir algunas pequeñas espinitas que los ciclistas llevaban clavadas desde hace tiempo.

Si Enric Mas dejaba caer tímidamente tras la etapa que no hacían falta tantos kilómetros en una Gran Vuelta en bicicleta de carretera, aludiendo a los 230 kilómetros bajo la lluvia y el fuerte viento de la decimo quinta etapa de ayer, Primoz Roglic apelaba a la seguridad de en los esprines finales de etapas.

La lluvia no cesó en los últimos compases de la etapa, y tras neutralizar la escapada del día, se preveía un final al esprín, en el que no solo hay que estar bien colocado para optar a conseguir la victoria de etapa, también para no quedarse cortado y perder unos valiosos segundos con los tiempos tan ajustados entre los tres primeros de la general.

Lluvia y aceite en la carretera en la llegada de la decimo quinta etapa de La Vuelta

El líder de La Vuelta, Primoz Roglic, en una entrevista posterior a la etapa de ayer Jueves, afirmó que La Vuelta lo había hecho bien al confirmar que los tiempos de la decimo quinta etapa se tomarían a tres kilómetros de la meta.

Un aviso confirmó que el asfalto mojado también tenía algunas manchas de aceite en los metros finales de la etapa, lo que podía provocar alguna caída, y que esta además afectase e los primeros de la general.

«Había algo de aceite o similar en el asfalto y no deberíamos correr más riesgos de los necesarios, así que la decisión es bienvenida»

Primoz Roglic

Y no son pocos los que han aplaudido la decisión de La Vuelta de tomar el tiempo de la etapa a 3 kilómetros del final.

Pero hay quien va más allá y está pidiendo que esto se realice en todas las etapas con final al esprín para que los que se disputan la general y los que no quieren entrar en la pelea del esprín, no tengan que tomar riesgos innecesarios en el final de etapa.

Esto es lo que opina el ciclista del Movistar Team Carlos Verona y algunos de sus compañeros:

Esto ya genera más polémica, pues hay opiniones para todos los gustos:

  • «El que no quiera asumir riesgos, que vaya más despacio y pierda tiempo.»
  • «En las etapas de montaña, que tomen el tiempo de los esprínter antes de subir el puerto.»
  • «Que las bajadas peligrosas no cuenten en los tiempos, son demasiado arriesgadas.»
  • «Las carreras terminan cuando se cruza la meta, no cuando conviene a cada uno.»
  • «¿Quién decide cuando se aplica la norma o cuando hay esprín o no?.»
  • «¿Y si alguien decide atacar a 2 km de meta para sacar 10 segundos a los rivales?

Un sin fin de posibilidades que nunca van a ser a gusto de todos y traerán muchos problemas.

El ciclismo evoluciona, pero a mi entender, la salida se da cuando se pone el cronometro a cero, y la llegada debe de ser igual para todos, siendo esta la línea de meta.

En el caso de ayer, había un peligro «real», y puede entenderse, pero no existiendo este, si te descuelgas en el esprín, por lo que sea, también puede ocurrir subiendo un puerto, llaneando o despistándote comiendo la barrita energética.

Como ocurre en las redes sociales y en la sociedad actual, parece que el ser humano está tendiendo a la queja continua, sobre todo cuando no está a gusto como en la dura etapa de ayer.