Titan Desert, vivirlo para creerlo por Clara Pirla (Iberobike – Vitoria bikes by Atika)

149
Clara Pirla (Iberibike - Vitoria bikes by Atika) Titan Desert 2016

Clara Pirla (Iberibike - Vitoria bikes by Atika) Titan Desert 2016

Ahora puedo decir que hay un antes y un después en mi vida como deportista. Después de mi experiencia en el desierto de marruecos, kilómetros y kilómetros atravesando paisajes infinitos en medio de la nada. Nunca imagine que me sentiría tan cómoda, disfrutando de los espacios abiertos, pero me daba respeto. Me decían que si me veía ahí sola que mantuviera la calma, que seguro alguien vendría por detrás mío; la verdad, me encantaba estar sola en medio de la nada. Aunque sabía que gastaba más energía por no ir a rueda, a veces no podía mantener el ritmó del grupo y me quedaba. Me enfrentado a esta aventura sola y por primera vez, y me siento orgullosa de que haya sido así, pues me he puesto a prueba conmigo misma.

Clara Pirla (Iberibike - Vitira bikes by Atika) en la salida de la Titan Desert 2016

Aunque estabamos inscritos como equipo de tres, con mis compañeros de Garmin, Kamal y Xavi, pero corríamos de manera indivudual, ellos por delante como grandes Titanes que son!

En la primera etapa empecé con el plato fuerte, entre nervios y prisas… pague la novatada, seguía a un grupo y olvide de mirar mi GPS en todo momento. Hice 160 km y la etapa era de 109km. En un cruce poco evidente nos fuimos por el track de vuelta y nuestros tiempos cayeron en picado. Fue un gran esfuerzo mental por parte de más de cien corredores que nos con confundimos. Elena (La rubia), un amigo suyo y yo, decidimos ir juntos y guardar fuerzas para el día siguiente, gracias a su compañía y conversaciones, se hizo menos duro mantener la cabeza firme en todos esos kilómetros de más. Sabiendo todo lo que nos venía encima, es duro hacer una ultra el primer día, pero la salvemos a la marcha.

La segunda etapa fue buena, la disfrute y porque me notaba con chispa, como era montaña con puertos, aproveche al máximo este terreno en el que este año me veo más fuerte. Entre la sexta fémina y la 84 de la general.

Clara Pirla (Iberibike - Vitira bikes by Atika) en la jaimas de la Titan Desert 2016

Con la tercera etapa, empieza el puro desierto, la convivencia es mágica, dormimos en jaimas como buenos aventureros. En esta etapa maratón, nos vamos cargados con los sacos, colchonetas, comida y algo de ropa. Cuando llegamos dormiremos todos juntos y no tendremos asistencia mecánica, ni fisios, ni nuestra maleta con nuestras cosas, esta etapa es de autosuficiencia ( aunque la cena y el agua sí que nos la ofrece la organización).

Clara Pirla (Iberibike - Vitira bikes by Atika) en un avituallamiento de la Titan Desert 2016

El terreno se complica para nuestras piernas, ya que rodar en arena desgasta bastante. Pero la ilusión y la sensación de algo nuevo y desconocido me hace más fuerte para acabar la etapa con buenas sensaciones. Solo he tenido un problema con el cambio, debido a la arena y clima seco…y me pongo nerviosa…me tiene que aguantar la etapa del día siguiente. ¡Así que a plato toda la etapa hasta meta los dos días! Entrando en meta en la octava posición, y en la general no estoy segura porque no consigo ver las clasificaciones a día de hoy.

Clara Pirla (Iberibike - Vitira bikes by Atika) campamento Titan Desert 2016

Cuarta etapa….abandono mi colchoneta y mi saco de dormir en el campamento, ofreciéndolo a la gente con escasos recursos que viven en esa zona, ellos lo agradecen y nosotros ganamos en comodidad para llevar menos peso en la bici. Empiezo a rodar suave…pero ya me doy cuenta que hoy tengo más energía y que puedo forzar un poco más mi cuerpo. Atravieso paisajes increíbles en esta etapa de 144km y cada vez voy a más, voy sola y me la juego navegando los últimos kilómetros, hoy entro la 72 de la general y la cuarta fémina con un subidón de alegría y contenta por las decisiones tomadas.

Clara Pirla (Iberibike - Vitira bikes by Atika) con los etcnicos de Garmin en la Titan Desert 2016

Quinta etapa…para mí la más dura, etapa Garmin de navegación, dos cordones de dunas interminables, y me salió mal la navegación…perdí muchísimo tiempo en llegar al punto de control dos. Tuve que luchar contra el desierto y contra mí misma…el bajón al saber que hoy iba a llegar a meta en mala posición…simplemente sobrevivir para llegar he intentar controlar a mis fantasmas. Entre la trece fémina y de la general…no lo quise ni mirar..no lo sé aun pero la doscientos y algo.

Clara Pirla (Iberibike - Vitira bikes by Atika) tras cruzar la meta de la Titan Desert 2016

Sexta y última etapa!! Esta sí que sí!!! Después de la tormenta que viví ayer en mi cuerpo y cabeza…hoy vuelo disparada con piernas y corazón…me siento bien y muy segura de mí. Salgo tranquila, pero poco a poco voy cogiendo chicas y a unos 15km alcanzo a dos referentes para mí, y difíciles de superar. Entro sexta, a dos minutos de la líder de la carrera, 80 de la general. Muy buenas sensaciones…muchas emociones, cuando llegas a meta y sabes que se ha acabado sientes algo contradictorio…mucha felicidad por conseguir el reto y una melancolía extrema porque es el final de esta magnífica aventura.

Acabo mi primera Titán en octava posición con 38h 34min y me quedo con muchísimas ganas de volver el próximo año!!

Ahora lo entiendo todo, ahora cobran sentido las palabras, consejos he historias que me habían contado antes de ir, tengo gravado en mi mente las caras de los niños descalzos en medio de la nada, llenos de mocos, mirándome con ojos saltones y con cara de a ver visto a un extraterrestre pasar pos su casa.

Clara Pirla (Iberibike - Vitira bikes by Atika) ya en casa tras la Titan Desert 2016

No se cómo expresar lo que he vivido en la titán, pero a corazón abierto lo defino como una dureza infinitamente bella.

¡¡ Hasta pronto Titanes !!