El Ciclismo no perjudica la función sexual o urinaria según un estudio del American Urological Association

4431

El ciclismo no tiene efectos perjudiciales significativos en la función sexual o urinaria en hombres o mujeres, según los resultados de dos grandes estudios basados en una amplia muestra de población y presentados por el American Urological Association en su encuentro anual 2017.

«El ciclismo es un ejercicio muy saludable, de bajo impacto, aeróbico y que aporta beneficios para la salud. Sin embargo, recientemente se han planteado algunas preocupaciones sobre su impacto en la función sexual y urinaria debido a la prolongada compresión perineal», dijo Mohannad Awad, MD, de la Universidad de California, San Francisco.

El Dr. Awad y sus colegas usaron anuncios en Facebook para reclutar clubes ciclistas de todo el mundo, con ciclistas ocasionales y habituales para sus encuestas sobre la función sexual y los síntomas urinarios. Los nadadores y corredores fueron reclutados para servir como grupo de control.

Se preguntó a los hombres sobre la actividad física y completaron tres cuestionarios validados: el Inventario de Salud Sexual para Hombres, el Índice Internacional de Síntomas de la Próstata y el Índice de Síntomas de Prostatitis Crónico del Instituto Nacional de Salud.

Las mujeres fueron evaluadas con el Inventario de Función Sexual Femenina y la Puntuación Internacional de Síntomas de la Próstata para los síntomas urinarios.
También se preguntó a los participantes sobre las características demográficas; historial clínico; actividades que practicaban como ciclismo, natación y intensidad de carrera; Características de la bicicleta y del camino; Y antecedentes de infección del tracto urinario, entumecimiento genital y perineal, y llagas provocadas por el sillín.

En la muestra del estudio, el 46,0% de los 8.400 hombres eran deportistas, al igual que el 53,3% de las 5.853 mujeres.

Se consideró que los participantes eran ciclistas de alta intensidad si habían practicado ciclismo por lo menos durante 2 años, habían pedaleado por lo menos tres veces por semana y habían recorrido al menos 25 millas al día, como promedio.

Entumecimiento y llagas provocadas por el sillín en los hombres

En el caso de los hombres, la salud sexual y urinaria según los datos obtenidos en este estudio no fueron diferentes en los ciclistas que en los no-ciclistas. Aunque los datos sugieren que la prolongación de la compresión perineal podría estar relacionada con un estrechamiento de la uretra, según señalan los investigadores.

El 44% de los ciclistas informó de cierto grado de entumecimiento, principalmente en el pene. Sin embargo, ese entumecimiento solo duró más de 1 día en sólo 2% de los hombres; la media duró menos de 1 hora.

Aumentar la cantidad de tiempo que se permanece de pie sobre los pedales mientras se pedalea y el correcto ajuste de la altura del manillar o del sillín pueden reducir el riesgo para el adormecimiento y las llagas provocadas por el sillín, según indico el Dr. Awad.

Infecciones de las vías urinarias en las mujeres

Para las mujeres, el funcionamiento sexual y urinario no fue diferente entre ciclistas y no ciclistas, aunque hubo una tendencia a contraer más infecciones del tracto urinario en ciclistas. Un 39% de las mujeres reportaron cierto grado de entumecimiento, principalmente en los labios y / o vagina. Que el entumecimiento duró más de 1 día en sólo el 2% de las mujeres; en la mayoría de los casos duró menos de 1 hora. De las heridas provocadas por el sillín que sufrieron el 40% de las mujeres ciclistas; 54% de éstos estaban en los labios y / o la vagina. La practica del mountain bike aumenta el riesgo de llagas provocadas por el sillín. Como ya comentábamos, aumentar los momentos de pedaleo sobre los pedales podría reducir este riesgo, explicó el Dr. Awad.

Una dieta saludable para el corazón es una dieta sana y saludable para la próstata

El tipo de bicicleta (carretera, mountain bike o cuidad) y el tipo de sillín de la bicicleta (ancho o estrecho, acolchado o no) no influyeron en ninguno de los parámetros medidos en hombres o mujeres. Estos datos son tranquilizadores, dijo Kevin McVary, MD, profesor y presidente de Urología en la Southern Illinois University School of Medicine, que es ciclista.

Para estos pacientes con disfunciones sexuales o urinarias se recomienda modificaciones de estilo de vida para ayudar a mitigar el problema, incluyendo el ejercicio y una dieta saludable. «Esencialmente, una dieta saludable para el corazón es una dieta sana y saludable para la próstata», dijo. Esta investigación fue apoyada internamente.

ABUS Game Changer

Reunión Anual de la American Urological Association (AUA) 2017: Resúmenes PD45-05 y PD44-03. Presentado el 14 de mayo de 2017.