Cyclintercom, el aparato que soluciona todos los problemas del pinganillo en el ciclismo profesional

Una solución a los pinganillos que seguramente no sería del agrado de los directores de equipo pero que contentaría a ciclistas, aficionados y la propia UCI.

3072
Cyclintercom-el-aparato-que-soluciona-todos-los-problemas-del-pinganillo-en-el-ciclismo-profesional
El Cyclintercom, un ciclocomputador para dominarlos a todos sin pasar por el coche de equipo. El adiós al pinganillo en el ciclismo profesional con este "nuevo ciclocomputador".

Hoy va la cosa de pinganillos en el ciclismo profesional en bicicleta de carretera, y divagando un poco, creo que he encontrado la solución a todos los males que estos supuestamente crean.

Se dice que el pinganillo resta espectáculo al ciclismo, hace que mucha etapas sean aburridas, incluso las de alta montaña, y vuelve al ciclista una marioneta que no piensa ni decide por si mismo.

Cierto es aunque no siempre se cumplen todas estas normas.

En el anterior artículo comentaba algunos de los beneficios y desventajas del uso del pinganillo en el ciclismo, y pensando un poco, podría existir algo entre medias, que coja lo bueno de ambos lados y deje las desventajas a otro.

Hoy en día prácticamente está todo inventado, al menos la base de toda tecnología.

Con los satélites Starlink de Elon Musk y su empresa SpaceX dando vueltas por el cielo, se acabaron los problemas de los pinganillos

Seguramente o hayas podido ver en directo o en algún vídeo los satélites de comunicaciones del multimillonario propietario de los coches eléctricos Tesla y Spacex, Elon Musk, surcando los cielos en los últimos días.

Y es que es todo un espectáculo ver en la oscuridad de la noche a cientos de puntos en fila india viajando a gran velocidad al mismo ritmo.

En realidad, no hacen falta los satélites Starlink de Musk, aunque si facilitarían mucho las cosas en las comunicaciones.

Si la Televisión puede mostrar mediante señal GPS donde está cada corredor, ¿Por qué no lo puede ver cada corredor en su bicicleta?

A ver si me se explicar, que luego se cabrean los «users» en las redes socialese.

Pocos corredores, ya sea entrenando o en competición, van sin un ciclocomputador, pulsómetro o potenciómetro.

Estos, salvo que utilicen uno de hace 20 años, llevan todos GPS, la mayoría Bluetooth, y hasta WIFI, además del resto de información clásica.

Al igual que pueden mostrar cientos de informaciones en sus pantallas, por qué no podrían también mostrar la información de carrera en tiempo real.

El recorrido ya se puede meter en dicho ordenador de abordo, y saber en que parte de este estamos, incluso nos dice cuando tenemos que beber, comer y algunos hasta dormir.

Las pantallas de hoy en día permiten mostrar cualquier información. (Si un teléfono móvil de 50 euros puede mostrar cualquier imagen, ¿por qué no un ciclocomputador?).

Quitamos la parte de comunicación con el coche de equipo y entre corredores, y mostramos en el ciclocomputador el resto de información de carrera

De esta manera, el ciclista sabrá si va el tercero o el décimo segundo en carrera, a cuanto tiempo y distancia están sus rivales o los escapados, o las advertencias de los jueces de carrera, entre otra información.

La tecnología está ahí, solo haría falta cuadrarla, y que las grandes empresas como Garmin, Polar, Sigma, Wahoo entre otras, las integren para que existan variaos opciones.

Seguro que ya existe algo así en el mercado, pero por si acaso lo bautizo como «Cyclingtercom» o abreviado «Cyclintercom«

Las tácticas de equipo se tendrían que hablar antes de carrera como antaño, y ya puestos a pedir, eliminaría coches de equipo y de la caravana ciclista.

Los avituallamiento sólidos y líquidos en diferentes puntos de carrera en la cuneta, nada de que el coche de equipo pase adelante o el ciclista tenga que bajar a cargar 15 botes de agua en el maillot para dárselo al resto de compañeros.

El ciclista ganaría en seguridad, estando comunicado con la organización, conocería como va la carrera en todo momento, y tendría que decidir por si mismo según se presenten los acontecimientos.

Y el espectáculo no se vería tan «mermado» con el control de los directores sobre lo ciclistas y la UCI, patrocinadores y aficionados, seguramente estarían más «contentos» sin los pinganillos clásicos en el ciclismo.