1000 km con las cubiertas Pirelli Cinturato Gravel

882
cubiertas pirelli cinturato gravel

La disciplina Gravel es ya una realidad cada vez más extendida, emergente y en pleno auge. Muchos son los motivos de este crecimiento. El nicho de este tipo de bicicletas lo copaban aquellas orientadas al ciclocrós, una disciplina exigente y competitiva.

El Gravel nos ofrece bicis con geometrías más cómodas, auténticas all rounders capaces de desenvolverse en situaciones muy variadas y aptas para todo tipo de públicos. Ya sea por las ganas de aventura, por probar sensaciones diferentes o incluso aquellos ciclistas que deciden abandonar la carretera en aras de minimizar el riesgo que supone compartir espacio con tráfico rodado, cada vez es más habitual ver este tipo de bicicletas.

El mercado no es ajeno a ello y nos ofrece accesorios y componentes específicos para esta disciplina.

El objeto de este test como habréis deducido va orientado a nuestras bicis gravel, siendo algo tan importante como definitorio en el comportamiento de la bici, os presentamos un test con la gama de cubiertas específicas de gravel de la marca de neumáticos italiana Pirelli.

Pirelli y ciclismo

Pirelli no esconde sus intenciones, así en los últimos años irrumpe con fuerza en nuestro deporte con una interesante gama orientada a la carretera que ha ido aumentando hasta ofrecer opciones además en mountain bike, ciclismo urbano y en la disciplina protagonista de este test, el Gravel.

Así Pirelli nos presenta dos opciones para cubrir las necesidades en función de nuestras preferencias, época del año o necesidades respecto al terreno por el que transitemos.

Hemos contado con los dos modelos específicos para esta disciplina, Cinturato Gravel H y Cinturato Gravel M.

Más adelante os iremos desgranando las características y nuestras sensaciones durante este test. Pero antes de ello pasamos a explicaros como hemos llevado a cabo este test.

Datos del test

No queríamos limitarnos a un simple test o rápidas sensaciones tras un par de salidas así que hemos realizado el test rodando 1.000 kilómetros (500 km con cada modelo).

La prueba se ha llevado a cabo durante este invierno, entre Diciembre y Febrero, usando como base un recorrido estándar de 50 kilómetros con situaciones variadas entre las que encontramos pistas rápidas, zonas algo técnicas, piedras y asfalto (15%).

Hemos buscado zonas que todos vosotros podéis encontrar en vuestras salidas habituales y contando, como veréis más adelante, con el condicionante del tiempo.

El test además siempre llevado a cabo por la misma persona (el que escribe estas líneas) y sobre mi bici gravel, una Orbea Terra.

Para que tengáis todos los datos, el peso del ciclista es de 80 kilos y hemos usado las cubiertas Pirelli con cámara, aunque son tubeless ready.

Además los dos modelos han sido probados en medida 700×35, aunque también las podréis encontrar en anchos de 40 y 45 así como opciones también para el diámetro de rueda 650b.

Cinturato Gravel H (Hard Terrain)

Comenzamos el test usando el modelo Gravel H. Siempre he usado cubiertas muy similares en diseño, esto permitió al inicio del test establecer una comparación directa entre las cubiertas sustituidas que estaba usando en ese momento por estas nuevas Gravel H.

Es una cubierta orientada a terreno duro, pistas y pavimentos en buen o mal estado. Para que tengáis más referencias y aunque esto es un gusto personal siempre ruedo con presiones altas, durante los 500 kilómetros con las Gravel H la presión en ambas ruedas era de 3’7 BAR.

La marca utiliza un compuesto denominado SpeedGRIP orientado a obtener un alto rendimiento a nivel de rodadura. Además su carcasa (recordemos que los dos modelos son tubeless ready) ofrece por diseño y construcción (con aramida) un altísimo nivel de resistencia a los pinchazos.

He de reconocer que al montarlas por primera vez me llamó bastante la atención ya no tanto el diseño (cuenta con varias filas de pequeños tacos en su parte central con algunos más prominentes en los extremos) sino la altura del diseño de los tacos de la banda central.

Había usado cubiertas similares pero en este caso me hacía cuestionarme su capacidad más que de tracción de direccionalidad una vez metidos en harina. Pero… en la primera salida dudas disipadas.

El primer día sí percibía claramente que estas Gravel H generaban menos ruido que otras similares que había usado, una pista de su capacidad de rodadura en terrenos bien compactados.

Las salidas iniciales se desarrollaron con un clima muy similar, temperaturas frías, algo de humedad y el circuito estándar de unos 50 kilómetros que henos mencionado anteriormente.

Sorprendido con el rendimiento de las Gravel H me encontraba muy a gusto con las cubiertas, desde la segunda salida ya había olvidado mis anteriores cubiertas y tenía claro que a nivel de grip las sensaciones eran mucho mejores.

A la quinta salida llegó algo de diversión, la jornada de antes llovió y me iba a enfrentar a un terreno en unas condiciones diferentes a los días anteriores.

Los charcos no dejaban de ser algo testimonial consecuencia del agua caída pero a la hora de llegar a zonas de terreno blando tocaba analizar con más detalle.

Las presiones seguían inalterables del valor de 3,7 bar que he mencionado anteriormente y rodaba muy a gusto sobre un terreno menos rápido. Cumpliendo con creces en este aspecto aproveché una de las subidas del recorrido (10% y unos 150 metros) para subir tres veces y comprobar como se desenvolvían en este punto concreto.

Sorprendido por la  capacidad de tracción sobre un terreno algo más blando (pero que ojo seguía siendo compactado). En las siguientes salidas las condiciones volvían a ser similares.

Con el comportamiento general más o menos definido y cumpliendo en todas las facetas con nota alta quizá lo que más me llamaba la atención era la sensación de grip.

El agarre percibido en el tren delantero y la confianza en el mismo me resultaron increíblemente buenas y más como comentaba casi al inicio del test con el diseño liviano de los tacos de la zona central de la cubierta.

Nueve salidas, 506 kilómetros, cero pinchazos. Las Cinturato Gravel Hard Terrain se muestran rápidas, resistentes, con un muy buen nivel de agarre y confianza en el aspecto de la direccionalidad y buena capacidad de tracción.

Una cubierta muy completa con capacidades muy interesantes y al nivel de los modelos de alta gama de esta disciplina.

Cinturato Gravel M (Mixed Terrain)

Cubiertos los primeros 500 kilómetros tocaba cambiar a las Mixed Terrain. Hay una cosa que no comenté y es que me costó quizá más de lo habitual instalar las cubiertas.

Os recuerdo que las uso con cámara y que estas Cinturato son tubeless ready. Hecho este trabajo tocaba seguir notando sensaciones al cambiar de modelo.

El invierno no está siendo excesivamente duro y durante los 500 kilómetros de test con las Gravel Mixed Terrain no me he enfrentado a condiciones de barro en terreno blando, sí algo de barro pero en terreno más duro.

Lo que más me llamó la atención desde el primer día es la bajísima sonoridad a la hora de rodar con estas Gravel M por asfalto. Quizá la diferencia de tamaño de sus tacos respecto a las Gravel H me hicieron presuponer que sería una cubierta más ruidosa en asfalto, pero para nada, sobresaliente en este aspecto.

Aunque es una cubierta para un terreno mixto mantengo la misma presión que he usado con las Gravel H, 3,7 BAR.

Sorprendido desde el inicio del test, en mi recorrido diseñado de 50 kilómetros me encuentro algo más a gusto que con las Gravel H.

Si estas rendían muy bien me encuentro con más confianza y direccionalidad en el tren delantero con las Mixed Terrain.

A igualdad de presión no noto diferencia rodando por asfalto o terrenos compactados, pero sí me noto con más confianza y algo más de confort a la hora de afrontar zonas algo más técnicas y con terreno compacto y suelto.

En una subida habitual en mi recorrido noto como la altura de sus tacos proporcionan mayor capacidad de tracción respecto a las Gravel H.

Las salidas se suceden y me encuentro muy a gusto con las prestaciones de las Mixed Terrain. Respecto a otros modelos similares y experiencias anteriores no sé si achacarlo al diseño de ambos modelos o a su compuesto la sensación compartida con ambas es de mayor confianza y grip.

Además, a destacar en este caso, no he sufrido pinchazo alguno. Este para mí no es un dato definitorio porque hay veces que el pinchazo es inevitable pero ahí queda el dato. Su estructura reforzada fabricada en Aramide cumple a la perfección con su cometido ofreciendo una protección excelente.

Conclusión

Dos opciones muy válidas en función de vuestras necesidades. El ciclismo gravel se puede practicar de muchas maneras, a algunos os gusta afrontar recorridos más técnicos, otros recurrís a trazados más rápidos y compactos… sea como fuere con la gama Cinturato Gravel de Pirelli encontraréis dos muy buenas opciones.

A nivel personal, tras haber probado ambos modelos me he llevado una grata sorpresa con las Mixed Terrain, que son las que he dejado montadas en mi bicicleta. Un modelo muy polivalente y equilibrado.

Con las Hard Terrain también vais a poder afrontar recorridos rápidos con un buen rendimiento. En definitiva cubiertas con un rendimiento excepcional, con una estructura y fabricación muy resistente y con un nivel de grip destacable que aumenta la confianza a la hora de rodar.

Estas han sido nuestras sensaciones, os animamos a que probéis la gama específica de Gravel de Pirelli y que nos contéis las vuestras.