La carta viral del ciclista despedido en el bike park de La Covatilla

Aitor Moreno, el ciclista despedido, cuenta en una carta la situación vívida en La Covatilla.

6477
La carta viral del ciclista despedido en el bike park de La Covatilla
La Covatilla lleva varios años lleva intentando crear un bike park sin éxito. El último capítulo pone las cosas más cuesta arriba aún.

Un nuevo y claro ejemplo de la mala gestión de muchas de las estaciones de esquí de nuestro país se ha dado en La Covatilla, quien desde hace varios años lleva anunciando la creación de su bike park y la apertura de actividades deportivas durante todo el año.

Ya allá por el 2016 se anunciaba a bombo y platillo la apertura de lo que se denominaría «La Covatilla 365» con el gran atractivo de la creación de circuitos de Descenso y Enduro en bicicleta de montaña.

Tras los típicos altibajos entre administraciones, políticos y ciudadanía, este año por fin parecía que La Covatilla tomaba carrerilla tras los meses de parón forzado y la falta total de nieve de este invierno.

Para realizar la primera pista de descenso de nivel iniciación, el ayuntamiento de Bejar contrató en prácticas a un ciclista experimentado en el tema como es Aitor Moreno.

Las obras parecían ir viento en popa, y este mismo trabajador envió varias fotos de los avances de las mismas, las cuales fueron publicadas en diversos medios.

Tras llegar a oídas de los responsables de la estación y el propio ayuntamiento, estos decidieron dar por terminada la relación laboral con Aitor, alegando que no había superado el periodo de prueba.

Pero nadie mejor que él mismo para relataros lo sucedido y porque ha sido despedido.

Eso sí, parece que el bike park de La Covatilla y su 365 se quedan en 0,365 de nuevo.

Aitor Moreno:

Carta publicada por Aitor Moreno

«El día 15 de junio empecé a trabajar con un contrato en prácticas de técnico Electromecánico, acordando con el Director de la estación de esquí, que iba a diseñar y construir un circuito de bicicletas de descenso.

Hasta ese momento todo bien, yo ponía mi mano y mis conocimientos para poder hacer una pista atractiva de iniciación y muchas ideas, las cuales he ido viendo cómo funcionan y se realizan en otras estaciones de esquí o Bikeparks, como lo queráis llamar.

El Sr. Director ni preguntó ni se informó de cómo se realizó en 2018 la actividad,  yo no pedía más que me hubiera hecho sólo unas preguntas básicas, ya que lo que pretendía era contarle el buen funcionamiento de la actividad con cuestiones del tipo de cómo se subían las bicicletas en el remonte o cómo se realizaron los rescates en pista.

Me quedé un poco “asombrado” por el poco interés que tenía en una actividad que es tan potencial en otros lugares, que llega a tener cifras de 300 personas por jornada de apertura en lugares del mismo Sistema Central como es La Pinilla.

Nosotros, a solo unos pocos kilómetros más de Madrid que ellos, y poquitos de Portugal, si desarrolláramos dicha actividad tendríamos un gran incentivo turístico para atraer al ciclismo de montaña.

Toda mi ilusión recaía en hacer esa pista bien, para que desde un niño pequeño hasta un rider experto pudiera disfrutar de nuestra sierra y su entorno.

Por cierto no sabemos ni el potencial que tenemos que es muchísimo.

Visto lo bien que iba sonando la publicidad echa por la comarca, tome la decisión de pasar fotos a algún conocido y se publicaron en una página web nacional del sector del ciclismo de montaña.

Parecía un gran avance ya que toda esta publicidad para nuestra comarca era gratuita y en mi opinión y la de cualquiera, creo que muy positiva para nuestra pequeña estación de esquí.

Mi sorpresa llega cuando el día 8 de julio me citan para acudir a una reunión con el Director de la estación de esquí y la Alcaldesa de Béjar y me echan la bronca por enviar fotos de los saltos que habíamos podido construir mis compañeros y yo, a los que les tengo muchísimo que agradecer por el apoyo mostrado y su interés en que todo tirase para adelante, con gente así da gusto.

Yo mire la declaración de impacto medioambiental la cual tengo desde la temporada 2018 y decía que se puede realizar un acondicionamiento del terreno acorde con la actividad.

Bueno hasta aquí yo con mi querer por la montaña, mi entendimiento de esquí y las consultas a mis compañeros, deduje que en esa pista tan ancha que nunca se llega a pisar el lateral derecho de bajada, pensé: ¿por qué no hacemos un circuito bien perfilado sin que moleste a las máquinas en invierno y  que sea viable por si seguimos teniendo la tendencia que llevamos de años secos y de suaves temperaturas?.

A lo cual el director me respondió “ya se verá”, seguí esperando porque este señor, el cual tendría que haber ido dirigiendo la construcción y viendo la seguridad de la pista, no yo, el mecánico en prácticas; subiera hasta allí, algo que no pasó.

Decidimos ir avanzando llegamos a realizar una recta de unos 70 metros para la cual sólo retiramos pequeñas piedras, construimos dos pequeños Dubis (ondulaciones en el terreno) y un pérlate contra una gironda, el cual servía para hacer una curva como he dicho antes en el lateral contrario a donde se pisa la pista de esquí.

Sorpresa, subió ayer el Sr Director a eso de las 12 de la mañana, nos paro la obra y bueno hasta ahí todo bien, unas cuantas faltas de respeto insinuando que yo no tenía ni idea de lo que estaba haciendo.

Esta mañana acudí a trabajar ya desilusionado porque me imaginaba que todo seguiría igual, preparando cosas para el invierno, me pusieron a poner unos postes para una gironda cosa que tampoco tiene que ver con mi puesto de trabajo, pero como yo lo que quiero es aprender y poner todo mi empeño en lo que sea lo he realizado contento.

A eso de las 12 de la mañana me llaman y me dicen “te quieren ver en el ayuntamiento”. Nadie me había dicho el porqué hasta que no llegué y me dijeron que firmará el despido. Y como justificación me han dicho que no cumplía las expectativas de mi puesto de trabajo, del cual ni siquiera he llegado ni tocar una tuerca.

La Alcaldesa en la reunión del viernes pasado me dijo que la gente joven es la que tenía que tirar para adelante con la Estación y con Béjar, que tenemos que ser positivos.

Ojalá me pudiese explicar ahora cómo voy a poder apoyar la estación y este proyecto, si usted me ha dado la espalda, me parece muy ruin.

De todas formas públicamente digo que aquí me tiene usted para poder tirar de este tren, con trabajo y unión todos podemos hacer que esto salga adelante, y que algún día la estación pueda vivir 12 meses y sea una gran inyección para la comarca. Como prometió en su programa electoral.

Con todo esto solo quiero que sepa la ciudadanía y los comercios de Béjar y comarca lo que nos están vendiendo. Y engañando. No teníamos un bikepark, al igual que este invierno no se hizo ni piso nieve.

A mi parecer, lo que quieren es hacernos creer que es una ruina y que no funciona, vamos a unirnos para que ese gran proyecto que empezó hace más de 20 años siga para adelante. Con bicis con parapentes y con todo lo que podamos tener y a todo el público que podamos atraer.

La gente joven quiere oportunidades y que no se las hundan, queremos el bien para todos, queremos que Béjar pueda revivir.

Más apoyo a la gente joven y menos palos en las ruedas.

Queremos que las decisiones no se tomen por gente desfasada en el mundo del esquí, que vienen bien para que pongan un punto de madurez, pero por otra parte, también es importante un punto de emprendimiento, así todo saldría adelante.

Aquí estoy Para Ayudar y Gracias por Engañarme.«