Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Fabio Jakobsen, con un corte en la cara: «En parte es culpa mía»

Fabio Jakobsen, que recibió un fuerte golpe en su cara con el teléfono móvil de un aficionado que grababa el esprint final de la Vuelta a San Juan 2023, sufre un corte en su cara y lamenta lo ocurrido.

El incidente de Fabio Jakobsen con un aficionado que grababa con su teléfono móvil el esprint final de la última etapa de la Vuelta a San Juan 2023, y que golpeó en su cara, ha tenido consecuencias.

En declaraciones al diario Sporza, el propio Jakobsen se lamentaba de lo ocurrido, sobre todo por el vuelco al corazón al recordar el fatídico accidente en la Vuelta a Polonia.

Como hemos visto en el vídeo (puedes verlo aquí), el ciclista del Soudal-Quick Step se arrima demasiado a las vallas publicitarias de la derecha de la calzada.

Estas, repletas de aficionados desbocados animando con sus manos metidas en el recorrido, termina con el teléfono de uno de ellos impactando violentamente sobre la cara del esprínter neerlandés.

Tengo un corte en la cara, pero esto podría haber terminado mucho peor

Fabio Jakobsen

Recordemos, que su incidente con Dylan Groenewegen, terminó con varias semanas en el hospital y diversas cirugías en su cara.

Jakobsen no solo ha conseguido volver al ciclismo profesional, sino que lo ha hecho más o menos al mismo nivel con el que lo dejó tras las graves lesione sufridas.

Pero la peor secuela en estos casos siempre suele ser la psicológica, y tener la mente despejada de cualquier preocupación por que ocurra lo mismo, es sin duda una tarea colosal.

Revivir estos momentos por culpa de un aficionado y de una organización, incluida la UCI (Unión Ciclista Internacional), no debe ser del agrado de nadie.

Fabio Jakobsen, intentando quitar fuego al asunto, se ha incluso inculpado en el incidente con el smartphone del aficionado que le ha golepado en la cara en pleno esprint:

«Creí que Nizzolo se iba a mover hacia la izquierda, pero debería haberlo pensado mejor y conduje demasiado cerca de las vallas.

Alguien estaba ahí¡ con un teléfono. Creo que mucha gente tuvo un déjà vu después de aquella etapa en la Vuelta a Polonia.

Esto es en parte culpa mía, pero había espacio. No había visto la mano