VTL, lo nuevo en cascos MIPS llega de forma virtual

Realidad Virtual para mejorar la seguridad de los ciclistas gracias as MIPS.

94
VTL, lo nuevo en cascos MIPS llega de forma virtual
Lo nuevo del sistema MIPS para cascos de bicicleta llega de forma virtual.

MIPS, como cualquier otra marca de componentes y accesorios para ciclistas y bicicletas, se subió hace unos meses a la moda de aumentar los precios pese a casi duplicar las ventas y beneficios.

Ahora, justo antes de que llegue el año 2022, MIPS ha presentado un nuevo software con una misión principal.

Esta no es otra que facilitar a los fabricantes de cascos para bicicletas, la integración de su sistema de una forma más eficiente y segura para los ciclistas.

El software MIPS VTL es capaz de simular y predecir cualquier impacto del casco

Las siglas VTL vienen de Virtual Test Lab, que traducido al castellano vendría a ser un laboratorio de pruebas virtual.

En este laboratorio virtual, los fabricantes de cascos podrán probar sus creaciones de una forma muy similar a los famosos test de resistencia y impacto que hemos visto en más de una ocasión.

Gracias a este programa informático, las pruebas de los nuevos diseños en desarrollo de cualquier fabricante de cascos, podrán hacerse de forma virtual de una manera lo más real posible.

MIPS lleva en el mercado desde 2007, y desde entonces se ha convertido para algunos, fabricantes y ciclistas, en un indispensable en sus cascos.

MIPS trabaja en la actualizad junto a más de 120 marcas de cascos

El nuevo MIPS VTL permitirá a los fabricantes de cascos acortar los tiempos de test y pruebas de resistencia y diseño.

Esto a su vez reducirá los costes de dichos test, al realizarse estos de forma virtual y no mecánicamente.

Volviendo al castellano y al primer párrafo del artículo, MIPS cobrará seguramente por el uso de su nuevo software, los fabricantes de cascos reducirán los costes y tiempos de espera, y los precios se mantendrán o seguirán subiendo, por lo que los márgenes de beneficio serán aún mayores.

A esto hay que añadir la coletilla del famoso «Greenwash» de que al hacerse los test de forma virtual y no destrozando cascos con grandes máquinas, estaremos contribuyendo a contaminar lo menos posible.