¿Porqué el sistema MIPS de los cascos será más caro a partir de ahora?

144
¿Porqué el sistema MIPS de los cascos será más caro a partir de ahora?
Muchos de los cascos de ciclismo que se venden en la actualidad utilizan el sistema de protección de MIPS.

«Súbete al carro que te quedas en tierra«, esa podía ser la premisa que anuncia la subida de precios del sistema de protección de cascos MIPS.

Si no conoces este sistema adoptado por los grandes fabricantes de cascos, sobre todo en ciclismo, quizás te interese alguno de estos artículos, donde expertos opinan que el sistema es totalmente inútil ante un fuerte impacto o caída en bicicleta, o que su precio es desorbitado para lo que ofrecen.

Para salvar vidas, cualquier pequeño detalle que mejore la protección del ciclista es bienvenido, incluso si su precio está al de las trufas de temporada.

Cierto es que quien no ha subido los precios durante los últimos meses es porque no ha querido, ya que quien más o quien menos ha aprovechado la ocasión para sacar tajada de la situación actual.

Excusas hay muchos, algunas ciertas, otras, seguramente pura palabrería para sacarnos los cuartos a los de a pie, o a los «a pedales».

Los gerentes de MIPS decidieron dan un lavado de cara en los meses de parón a la marca, justo en los momentos previos al boom de la bicicleta, lo que impulsó aún más las ventas.

En la actualidad se pueden comprar cascos MIPS baratos por poco más de 50 euros

Como la gran mayoría de empresas del sector, ventas, ingresos y beneficios se han multiplicado, y la previsión es que así sea al menos durante seis meses más.

MIPS no iba a ser menos, y tras comunicar que los beneficios han aumentado casi un 140%, también han comunicado que los materiales utilizados para fabricar sus productos también están subiendo de precio.

El resultado, tendremos cascos con sistemas MIPS aún más caros

Al ser una cadena, si al fabricante de cascos le cuesta aún más utilizar el sistema patentado por MIPS, seguramente estos también aumenten sus precios.

Lo lógico e ideal sería que si aumentan los beneficios porque hay más ventas, los precios deberían mantenerse, incluso bajar, pues seguirán ganando más que antes.

Pero ya nos vamos acostumbrando a esta «nueva realidad».