El plan del Gobierno para fomentar el uso de la bicicleta en España

Ábalos apuesta por el uso de transporte público como eje principal para los desplazamientos urbanos e interurbanos, unas afirmaciones que poco tienen que ver con la realidad o el propio sentido común.

206
Francia-crea-una-comisión-urgente-para-facilitar-el-uso-de-la-bicicleta-tras-el-confinamiento
Carril bici provisional en la ciudad de Bogotá durante la pandemia.

La bicicleta se ha convertido de la noche a la mañana en la gran protagonista de las grandes ciudades del mundo.

En algunas ya lo era, pues se llevan muchos años apostando por la bicicleta como medio de transporte, y en otras, viendo lo bien que funcionan estas ciudades, se han esmerado en facilitar su uso en la medida de lo posible.

Ayer, en la comparecencia en el Senado, José Luis Ábalos, mi­nistro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, anunció un plan de actuaciones para fomentar el uso de vehículos de movilidad sostenibles individuales para los traslados urbanos, tales como la bici o el patinete eléctrico.

Curiosamente, estas declaraciones coincidieron con el Día Mundial de la Bicicleta y tras muchas semanas de reivindicaciones de asociaciones ciclistas, de diferentes organismos de la bicicleta e infinidad de peticiones de todo tipo para que se faciliten los desplazamientos a pie, patinete y en bicicleta en todo el territorio español.

Ábalos, que aún no ha confirmado de que trata dicho plan, salvo que se instalaran aparcamientos para bicicletas en las estaciones de trenes de cercanías, si ha querido dejar claro que el coche no es la solución para el distanciamiento social.

«No podemos sobrecargar nuestras ciudades de más automóviles porque ello significaría más contaminación, menos espacio público para las personas y menos salud».

A su vez, lejos de lo que muchos expertos llevan semanas avisando, Ábalos apuesta por el uso de transporte público como eje principal para los desplazamientos urbanos e interurbanos, unas afirmaciones que poco tienen que ver con la realidad o el propio sentido común:

«No existe, además, evidencia científica de que el transporte público sea uno de los focos principales de la propagación del virus cuando se toman las medidas adecuadas».

De sobra es sabido que las aglomeraciones de personas y sobre todo en lugares cerrados como vagones de tren, metro o autobús, son uno de los principales focos de contagios.

Ya no solo por estar enlatado, sino por el continuo contacto de todas las superficies por las que pasan millones de personas cada día.

Pero bueno, tendremos que esperar a esa esperada reunión con la Mesa de la Bicicleta para saber qué medidas son las que se van a adoptar, que esperemos sean algo más que pintar carriles 30, dar descuentos para la compra de bicicletas o hacer panfletos de usar y tirar.

El tema carriles bici o quitar espacio a los coches para devolvérselo a los ciudadanos no parece que vaya a entrar en su agenda.