Dopaje tecnológico ¿Realidad o Ficción?

168

DOPAJE-TECNOLOGICO

En los últimos tiempos se esté hablando mucho sobre este tema y es que sobre ciclismo profesional,  no termina de despejarse la sombra del dopaje. Un tema que levanta mucha expectación tras los últimos escándalos y que han llenado multitud de horas en televisión, prensa, webs, redes sociales etc.

¿Qué es el dopaje tecnológico?

Ahora también se hace referencia a otro tipo de dopaje que nada tiene que ver con las conocidas hormonas de crecimiento,  esteroides, transfusiones etc. En el caso del dopaje tecnológico el blanco no se centraría en el ciclista sino sobre su bicicleta, a la cual se le añadiría un sistema que permitiría en un momento concreto añadir más potencia a la pedalada del ciclista.

[quote_box_center]el manager de un ciclista profesional se interesó por el proyecto y le preguntó si podría instalarle uno en la bicicleta de su corredor[/quote_box_center]

Mediante un engranaje interno se uniría al eje del pedalier  un motor eléctrico, que estaría alimentado por una batería oculta en el interior del cuadro. El dispositivo se accionaria pulsando un pequeño botón que a simple vista no sería visible, iría oculto en la maneta de freno de la bicicleta.

¿Cuántos casos se han descubierto de dopaje tecnológico?

Ninguno y esto es lo que más llama la atención en este tema, en ninguna carrera ciclista profesional se ha conseguido encontrar un dispositivo eléctrico que ayude en la pedalada al ciclista. Pero el dopaje tecnológico es un tema que realmente preocupa a la UCI ,porque ha desarrollando toda una campaña de control de bicicletas. Realiza revisiones sorpresa, antes de la salida, a la llegada e inspecciones a camiones de todos los equipos ciclistas. En estas revisiones a las bicicletas se les somete a un escáner de rayos-X  para ver si portan algún motor interno. Durante el Giro se han realizado estas inspecciones, también en las París-Niza, Milan-San Remo y ahora en el Tour de Francia.

La UCI ya ha sido criticada en numerosas ocasiones por todos los casos de dopaje que le han pasado por delante, sin que hayan saltado las alarmas y no podría permitirse que saliera a la luz que un ganador del Tour de Francia, del Giro o cualquiera de las grandes carreras ciclistas llevaba escondido un motor.


¿Hay posibilidad de que se use?

Tecnológicamente es posible, de hecho hay varias empresas que están desarrollando prototipos de bicicletas que incorporan motores eléctricos de forma oculta para comercializar en un futuro próximo al público en general. El desarrollo de estos dispositivos esta tan avanzado que es lo que ha hecho levantar la “liebre” en la UCI y tomarse este tema muy en serio.

En un artículo reciente publicado en The Daily Telegraph, desvela como la marca de bicicletas Typhoon ha comprado una patente a un inventor del este (no quieren desvelar su identidad) para poder desarrollar y mejorar esta tecnología. Según su esquema la batería iría oculta, simulando ser un botellín de agua y el motor estaría integrado dentro del tubo inferior de la bicicleta. Pero lo más preocupante de este artículo son las declaraciones de uno de los responsables de este proyecto Harry Gibbings. Según Gibbings, este proyecto está enfocado a un ciclista de tipo recreativo, pero que si es cierto que el manager de un ciclista profesional se interesó por el proyecto y le pregunto si podría instalarle uno en la bicicleta de su corredor. Gibbings le amenazó que si le volvía a preguntar, haría público su nombre.

DOPAJE-TECNOLOGICO2

La realidad es que la posibilidad de llevar este motor oculto es bastante remota por varios motivos, por un lado la cantidad de gente que estaría implicada para poder llevar a cabo este fraude y la posibilidad de filtración sería muy alta. Por otro lado la facilidad con la que puede ser detectado un dispositivo de estas características,  es muy sencillo controlar las bicicletas durante la carrera y requerirlas para inspección, sería muy complejo no dejar rastro alguno.

Pero el tema del dopaje es un tema complejo, sobre el que recaen muchos intereses económicos, por lo que todo es posible. La UCI hace bien en estar alerta y poner todos los medios posibles para que los aficionados podamos disfrutar de un ciclismo lo más limpio posible.