Crónica Maratón BTT Rianxo 2017 por Silvia Blanco (Iberobike- BH Bikes by Atika)

156

Nueva semana, nueva carrera… en esta ocasión, una de mis favoritas, el Maratón BTT de Rianxo, prueba de 70 Km con sus buenas subidas y divertidas bajadas. Mucha ilusión este año, pues el anterior no había podido completar la maratón debido a la lesión de muñeca, así que esta vez tocaba apretar el culo y finalizar como fuera. 600 ciclistas nos reunimos en la salida para recorrer las distintas distancias ofrecidas por el Club Ciclista Castro Barbudo, que siempre se lo curran de lo lindo para que todos podamos disfrutar de un gran día de BTT, independientemente de nuestro estado de forma.

El día nos regalaba una temperatura agradable y un solazo que invitaba a dar pedal, así que pude estrenar mi nueva equipación Atika y lucir las mejores galas. El reloj marca las 9 y arrancamos en salida neutralizada por las calles de Rianxo, pasando al lado de los vendedores del mercado que empezaban a montar sus puestos y animaban a nuestro paso. Ritmo elevado ya en la salida, pero me mantengo sin pasarme de pulso porque todavía queda mucho por delante. Primeras subidas cómodas por pista ancha y alguna bajada rápida sin mayor complicación. En una de estas bajadas, veo que hay gente parada y puedo distinguir a mi amiga Diana en el suelo… menudo bajón! Un buen golpe en una pierna, pero al parecer nada grave, así que tras darle ánimos y comprobar que está bien, decido continuar junto a mi gregario de lujo, Monchete, que ha decidido acompañarme durante la marcha.

Tardo un poco en recuperar las ganas, pero poco a poco vuelvo a retomar sensaciones y me siento cómoda. Vuelven los repechos y, en esos momentos, noto como la transmisión empieza a dar la lata… no puede ser! Recién cambiado el plato y no me sube a los dos últimos piñones, esto es un castigo! Comienza la persecución en busca de un mecánico, pero no hay manera de encontrarlo, va un paso por delante de mí… puede ser por la bici eléctrica que lleva? Jajaja. Ya estoy temiendo tener que hacer la ruta corta, pues subir al pico Muralla en estas condiciones es arriesgar mecánica y piernas… Pero al llegar al km 33, en el punto de corte, dos chicos de la organización que están indicando los recorridos, consiguen arreglarme el problema… Aleluya, les debo la vida!!!

Ahora sí que no hay excusas para disfrutar a tope, y eso que llega lo peor, una ascensión de unos 12 Km, por camino de monte cubierto de hierba… Las piernas van bien, mis sensaciones son geniales y el ritmo es bastante alto; esto ya casi está hecho. Pero como los males no vienen solos, al llegar al avituallamiento, a Monchete se le suelta el cambio!!! Y, para más inri, al mirar que ha pasado, vemos que la vaina del cuadro se ha partido, menuda liada! Ya con ganas de abandonar, decido seguir animada por mi compi, y el resto de la ruta transcurre sin percances… menos mal!

Tras el primer tramo de subida, bajamos un rato, para luego volver a ascender por medio de un sendero entre pinos, antes de salir a una pista ancha, que nos llevaría a la Muralla, acabando el ascenso entre aerogeneradores. Los últimos pinchos son de pendiente elevada, y su dureza se intensifica por el viento de cara, que frena en seco el avance. Pero tras coronar, solo queda la bajada y algún que otro repecho sin complicación. Las bajadas son una gozada a lomos de la BH, hasta parecen menos empinados los cortafuegos! Finalizamos el recorrido como todos los años, recorriendo el paseo de Rianxo y entrando en el puerto para cruzar la línea de Meta. Contenta por el resultado, vamos mejorando, y la bici cada día se porta mejor… ya somos uña y carne!

Felicitar a la organización, por regalarnos un recorrido impecable un año más, y por haber contratado tan buen clima…jeje. Y desde luego, el avituallamiento final, de lujo!!!