Un día triste

38

Hoy es de esos días en los que te haces muchas preguntas, intentas buscar explicaciones y soluciones a una serie de cosas que parecen no tenerlas. Se pone encima de uno una nube negra que no te deja ver la luz del día. Sí, estoy triste, ayer volvió a morir otro ciclista más en las carreteras españolas sin que veamos que solución se le puede dar a esta situación.

El compañero de ruta que falleció ayer fue Iñaki Lejarreta, para los que no seguís el mundo del ciclismo muy a fondo deciros que era un especialista del mountain bike, obtuvo varios premios de gran relevancia a lo largo de su carrera profesional. Pero tal día como ayer todo acabó, a los 29 años.

En los distintos medios que se han hecho eco de la noticia se puede vislumbrar que lo que andan buscando es averiguar quien tiene la culpa. Después de averiguar quien es el que “metió la pata” empezaremos con los reproches, que si los coches quieren las carreteras sólo para ellos, que si los ciclistas vamos por el medio de la calzada, que si el del coche iba muy rápido, que si el ciclista hizo alguna maniobra prohibida… Y así una larga lista de recriminaciones que alimentaran las distintas discusiones que se volverán a dar a raíz de este trágico suceso.

Y mientras seguimos ocupados en discusiones vacías (puesto que nadie puede hacer revivir a los muertos), seguirán cayendo ciclistas en las carreteras y algún conductor por intentar esquivar a algún ciclista.

Por que no nos sentamos todos los implicados de una vez e intentamos buscar soluciones. Si, lo que hacen falta son soluciones, remedios que pongan fin a estas situaciones tan trágicas y desagradables. Dejemos de culparnos, ya sabemos que todos tenemos un poco de culpa.

Estas tareas siempre las dejamos en las manos de las administraciones de turno, pero viendo que son las primeras que lo único que les interesa es la búsqueda de culpables, y el reparto de indemnizaciones, tendremos que empezar a hacer algo. Es verdad que los distintos estamentos que hacen las leyes se tienen que poner las pilas, pero también nosotros podemos hacer algo. Algo tan sencillo como respetar al que tienes al lado. Somos muchos en este mundo y tenemos que compartir el espacio que tenemos, cuando intentamos imponernos sobre los demás es cuando se pueden dar situaciones trágicas y violentas. De todos es sabido el ansia de muchos conductores por adelantar a los ciclistas en algunas situaciones, metiendo el morro en el culo del ciclista o adelantándolo rozándole con el retrovisor, y lo único que nos preocupa es la multa que te pueden poner cuando realizas esta acción; ahí es donde veo yo el fallo, no pensamos en que le podemos tirar, en el daño que se puede hacer, invadimos su espacio, no compartimos nuestro espacio con él. Pero muchas veces los que montamos en bici hacemos lo mismo, invadimos muchas veces el espacio de los peatones (por poner un ejemplo), contravenimos normas como saltarnos semáforos, hacer rotondas por donde queremos o ir en sentido contrario.

Con esto quiero decir que todos tenemos que poner de nuestra parte, ni todo el mundo es tan bueno, ni todo el mundo es tan malo.

Esta es mi opinión, no se la quiero imponer a nadie, simplemente es una de esas cosas que pasan por mi cabeza cuando voy en bici.

Ojalá Iñaki fuese el último, pero soy pesimista. Y aunque hoy es de esos días en los que cuesta salir con la bici, voy a hacerlo. Por él y por todos los que han perdido la vida practicando este deporte.

Mi salida de hoy va por ti, Iñaki.

Por Angel Escalera