¿Qué luces utilizas tú para montar en bicicleta?

Existen varios tipos de luces para bicicletas, así como distintos tipos de alimentación, ya sean a batería, pilas o dinamo. ¿Cuáles utilizas tú?

324
¿Qué luces utilizas tú para montar en bicicleta?
Existen luces tipo LED para bicicletas realmente potentes, y que hacen que la noche se convierta en día.

El mundo de los componentes y complementos para montar en bicicleta es infinito, y si hablamos de luces, la lista se alarga tanto, que ni los focos LED más potentes son capaces de iluminarnos en el camino.

Aunque si tiramos de lo básico o lo clásico, existen solo tres tipos de luces para bicicletas, dependiendo del tipo de «bombilla» que tengan.

Estos son los tres tipos de luces para bicicletas más comunes:

  • Luz de bici con bombilla clásica
  • Luz de bici con bombilla halógena
  • Luz de bici con bombillas LED

Como seguramente habrás deducido, la más común, tanto por consumo de energía como por capacidad de iluminación, son las luces de bicicleta tipo LED.

Las de bombillas clásicas o halógenas se siguen fabricando o vendiendo, aunque por su consumo de batería, cada vez se ven menos.

Son algo más baratas, por lo que las encontramos en la gama de entrada de las luces de ciclismo.

¿Batería externa o interna? ¿Merecen la pena las luces para bicicleta a pilas?

Lo más sensato es que la luz LED incorpore en su interior una batería de litio, la cual podemos cargar mediante un cable USB.

Existen otros modelos, cuya batería van a parte, por lo que esta va unida al foco con un cable.

Son más engorrosas pues tendremos que poner la luz en la bicicleta o el casco y la batería en otro lugar unidas por un cable. A la larga suelen dar problemas y son más cachibaches sobre la bici.

Existen modelos a pilas, las cuales también pueden ser recargables, y con dinamo, no necesitando batería (aunque existen con dinamo y batería), y se recargan al pedalear.

Las bicicletas eléctricas con luces LED integradas suelen tirar de la batería principal del motor, por lo que no tendremos mucha elección.

El único problema de tener la batería integrada en el foco, es que hace que este sea más pesado y voluminoso.

La potencia es lo que más suelen mirar los ciclistas a la hora de comprar unas luces LED para bicicletas

Este un punto complicado, el de la potencia de las luces para bicicletas.

Como ocurre con todo en el ciclismo y en general en el mundo, siempre queremos más.

La industria de la bicicleta ya llegó hace tiempo a un punto, donde las luces LED más potentes, iluminan más que un camión dando las largas en la carretera.

La potencia de las luces se mide o bien en LUX o en Lumens, indiferentemente.

Para diferenciar una medida de la otra, es complicado, pues dependerá de distancias, superficies y ángulos.

La luz trasera roja para las bicicletas, con 100 lumens es más que suficiente

Sin entrar en datos técnicos, recalcar que una luz de bici potente tiene una media de unos 1000 lúmens, aunque puedes encontrarlas de hasta 2.000 lumens.

Con 1.500 lumens, prácticamente hacemos la noche de día.

En estos casos extremos y sobre todo si circulamos por ciudad o carretera, debemos tener cuidado de no levantar el foco demasiado para deslumbrar al resto de usuarios de la vía.

Con unas luces entre 100 y 500 lumens, ya podemos ser vistos y además permitirnos ver adecuadamente, aunque hay quien necesita más «potencia».

Para la parte trasera, las más comunes o sencillas suelen tener unos 10 lumens, pero entre 50 y 100 es lo recomendable para andar en carretera y ser vistos mejor por los conductores.

¿Y tú que tipo de luces utilizas al a hora de montar en bici, de batería, LED, o de cuántos lumens?