Ferias y números

29

Basta salir cualquier domingo del año a dar una vuelta por uno de nuestros carriles bici, parques, pueblos o ciudades, y ver como se llenan de bicis desde que aparece el primer rayo de sol, hasta bien entrada la noche.

Que el sector de la bicicleta en España está en auge no es ninguna novedad, tampoco lo es el precio de la gasolina o la crisis, ni nuestro clima, cada vez con menos precipitaciones o frío, o el intento de muchos por llevar una vida menos insana… Y aquí debería ir una frase donde dijese algo así como: «lo que si es novedad es…». Pero tampoco. La desunión en nuestro sector no es novedad, al menos durante los últimos años.

Este auge y buena salud de la bicicleta en España debería de venir acompañado no sólo de mejores números para empresas y sociólogos, entre otros, y aquí es donde reside el quid de la cuestión, los números.

Este fin de semana hemos visto como a nuestra gran feria de la bicicleta en España, Festibike, le ha salido una gran sombra, nada más y nada menos que en la misma fecha, y casi en el mismo lugar (Madrid), Expobike. Y uno se pregunta…, ¿por qué?.

Quizá nosotros no lleguemos nunca a la raíz de esa pregunta, pero al igual que el usuario de a pie que sigue las noticias del sector, nos da la impresión de que el hambre agudiza el sentido de buscar alimento, o más bien, que más mató la gula que la espada.

Como buenos reporteros, hemos acudido a ambas ferias, en mismos días y casi a la misma hora, era nuestro deber. A ambas hemos asistido no solo para contaros algunas de las novedades de este año, también para darnos a conocer a muchas empresas como un nuevo medio, donde el «copia y pega» predominante en la mayoría de webs españolas, el ansia por tener más, más visitas, más fans de cualquier manera, más números, ser el más rápido en publicar la noticia sin dedicarle el tiempo necesario de cocción o la publicidad obsoleta en forma de banners y chicas en bikini…, hace que cada vez nuestro sector se parezca más a la «telebasura». Y sin querer ser los mejores, sí queremos hacer bien lo que hacemos.

Y en esa línea, Festibike ha demostrado que no debe dormirse en los laureles, con unas cifras que han superado en todos los sentidos a ediciones anteriores, dejando las cosas claras y confirmando que la desunión no es el camino correcto, y menos en nuestro sector, donde el compañerismo y buen ambiente ha sido desde sus inicios, su firma personal.

Por Juan Angel Triguero