Vídeo: Un conductor echa de la carretera a dos ciclistas en Murcia

637
Vídeo: Un conductor echa de la carretera a dos ciclistas en Murcia
El conductor de una furgoneta intenta sacar de la carretera por la fuerza a dos ciclistas de montaña.

La Guardia Civil está investigando las imágenes grabadas con las cámaras onboard de dos ciclistas de montaña, quienes sufrieron el acoso e intento de atropello de un conductor en Jumilla, Murcia.

Las imágenes difundidas en las noticias de La Sexta, solo se aprecian los momentos en el que un conductor de una furgoneta que arrastra un remolque, sobre pasa sin respetar la distancia de seguridad de un metro y medio lateral con los ciclistas.

Esto le gritan, e instantes después frena bruscamente en medio de la carretera y se detiene, sobrepasando los ciclistas por fuera de la calzada al vehículo.

De nuevo, este vuelve a la carga y ahora le pasa aún más cerca y cundo viene otro coche en sentido contrario, obligando a los ciclistas a tirarse a la cuneta con sus bicicletas de montaña para no ser atropellados.

Este tipo de sucesos, pese a que muchas veces se pasan por alto o se hace la vista gorda, ocurren bastante a menudo. El problema suele ser que sin este tipo de imágenes y denuncias públicas, nunca conocemos la gravedad de las imprudencias de muchos conductores en la carretera, y no solo contra los ciclistas.

Hace unos días veíamos a un conductor kamikaze en Tenerife adelantando con línea continua y cuando venían varios coches de frente y un ciclista, el cual estuvo a punto de ser atropellado.

Según la normativa, este tipo de conductas suicidas y psicópatas (denominadas conducción temeraria), ya que no tienen otro nombre, es castigado con seis punto del carnet y 500 euros de multa, cuando automáticamente debería de ser retirada del carnet de por vida, multa cuantiosa y reciclado de alguna manera con trabajos para la comunidad.

La vista gorda y poca mano dura contra los infractores, sobre todo cuando son este tipo de personas violentas, al final ocurre siempre una desgracia, además de crear poca conciencia, ya que «si no pasa nada», continuarán haciéndolo toda la vida.

Este es el vídeo difundido en las redes sociales y grabado en Jumilla, Murcia.