Vídeo: Parte la rueda de carbono en los adoquines de la París-Roubaix

En la París-Roubaix, las bicicletas de carretera de los ciclistas y los componentes de las mismas sufren un trato muy duro. En este caso, la rueda colapsó en un tramo de adoquines.

8182
Video-Asi-se-partio-en-dos-la-rueda-de-carbono-en-la-Paris-Roubaix-Christophe-Laporte
La rueda Shimano Dura-Ace de carbono de la Cervélo de Christophe Laporte no aguantó el duro trato de los adoquine de la París-Roubaix tras al parecer sufrir un pinchazo.

La París-Roubaix es sin duda el mejor escenario para probar la dureza y durabilidad del material ciclista, como unas ruedas de carbono, además del propio físico de los ciclistas.

Cada año, las marca intentan mejorar en estos aspectos sus componentes y bicicletas.

Algunas veces son con pequeños detalles, como los sillines o las cintas del manillar.

Pero en otros se opta incluso por utilizar bicicletas de carretera con doble suspensión, o los famosos bujes que permiten variar la presión de las ruedas en marcha.

Los pinchazos están a la orden del día.

Si salvas la jornada, de mas de 257 kilómetros con 55 sobre adoquines o tierra sin pinchar o caerte, debes de sentirte muy afortunado.

Christophe Laporte parte su llanta de carbono trasera en los adoquines de la París-Roubaix

Cuando el ciclista del Jumbo-Visma rodaba por el cuarto sector de pavés de la carrera, parece que sufrió un pinchazo.

En estos tramos tan estrechos, y ya con la carrera tan rota, los coches de equipo y asistencia lo tienen muy difícil para atender a todos los ciclistas, y más con tanta avería.

Laporte parece que siguió pedaleando con la rueda trasera pinchada hasta que un coche de equipo o asistencia neutra pasase cerca.

Laporte aguantó el tipo y dejó que la bici se llevase lo peor evitando la caída

El resultado lo puedes ver en el vídeo, con la Cervélo con la rueda de carbono Shimano Dura-Ace partida en dos y deslizando prácticamente con el cambio por los adoquines.

El ciclista del Jumbo-Visma no hizo ningún gesto extraño para evitar caerse, ya que la velocida del tramo de de pavés de Saint-Python es bastante alta.

Duele solo de escuchar el sonido del vídeo, ya si ves las imágenes…