Video: Mejorar la técnica en Pump Track con los consejos de Aaron Gwin

¿Cómo mejorar la técnica sobre la bicicleta en un pump track? Sencillo, entrenando y siguiendo los consejos de los que más saben.

Desde los inicios del mountain bike, los pump track siempre han sido uno de los lugares de reunión de ciclistas para divertirse, y sobre todo, para mejorar su técnica sobre la bicicleta.

Mantener el equilibrio y pedalear, son la base para poder montar en bicicleta, además de poder girar y evitar obstáculos para no caernos.

Pero manejar bien la bicicleta, ya sea en la carretera, en la montaña e incluso en circuitos de cualquier otra modalidad, pasa por una serie de habilidades «extra», que nos ayudarán en muchos aspectos.

Los Pump Track permiten mejorar la técnica sobre la bicicleta de una forma, digámoslo exagerada, «exponencial», y da igual si son de asfalto, madera o tierra.

Mantener la inercia ante cualquier obstáculo o imprevisto, el principal objetivo

Si mantener el equilibrio, pedalear y girar ya lo tenemos controlado sobre la bici, es hora de pasar al siguiente nivel.

Este no es otro que mantener la velocidad sin ni si quiera tener que pedalear, y en muchos casos, incluso aumentarla.

Los pump track o circuitos de impulsos se caracterizan por tener un diseño que permite al ciclista coger velocidad o mantenerla con las inercias del trazado.

Para ello, tenemos que controlar, brazos, piernas, tronco, incluido el cuello o la mirada, y sobre todo, hacerlo en los tiempos adecuados.

Al principio puede llevar algunos días conseguirlo, pero cualquier persona sin habilidades previas sobre la bici lo puede hacer entrenando un poco.

Aaron Gwin nos enseña algunos de los trucos para mantener la inercia y aumentar la velocidad en el pump track sin pedalear

Si buscas nos conejos más profesionales, nada mejor que el campeonísimo Aaron Gwin, ciclista pro de descenso, quien desde el comienzo no deja claro que entrenar en un pump track, debería ser algo básico para cualquier ciclista, sobre todo de mountain bike.

Si mantener o aumentar la velocidad puede ser el paso siguiente, tomar las curvas con la posición adecuada y entrar y salir de ellas con más o menos velocidad, según se nos antoje, sería el tercer ejercicio.

Cuando ya controlas esto, puedes añadir mil mejoras más, como saltar entre montículos, hacer manual o caballitos de varios de ellos, o inventar nuevas trazadas.

Eso sí, prepárate para echar el hígado por la boca, como se suele decir coloquialmente, y también para que los cuádriceps se te pongan como una roca de duros.

Aunque en un pumptrack no tengamos que pedalear, nos vamos a poner más fuertes que el vinagre.

Os dejamos con algunos consejos para mejorar la técnica de la bicicleta utilizando un pumptrack como base con el gran Aaron Gwin.

Navega por la nube de etiquetas o comparte el artículo con más amigos y ciclistas: