Vídeo: La tranquilidad de una céntrica calle sin coches

113
Vídeo: La tranquilidad de una céntrica calle sin coches
¿Te imaginas una gran ciudad sin coches, teniendo el supermercado, el trabajo, el colegio y el gimnasio justo al lado de casa?

El estrés que provocan los vehículos motorizados en las grandes ciudades, ya sean coches o motos privadas, así como taxis, autobuses o repartidores en furgonetas, es más que visible.

A ello hay que sumarle otros grandes males, como son la contaminación que provocan, tanto acústica como del aire, derivando en infinidad de enfermedades crónicas y millones de muertes cada año.

Otra de las grandes «ventajas» de que las ciudades estén repletas de coches, tanto circulando como aparcados, son los accidentes y atropellos, y como no.

El espacio que ocupan los coches aparcados en las ciudades

Pero aún hay mucho más, y es que como todos sabemos, en la vida de nuestros coches, estos pasan la mayor parte de sus años aparcados ocupando un espacio público que otros, incluidos nosotros, podríamos estar disfrutando.

Claro, luego vienen los peros positivos, como «¿y como voy yo al trabajo, la compra o el gimnasio?».

Es aquí donde reside el gran problema de muchas ciudades. Sus grandes extensiones y su descentralización entre servicios, comercios, trabajos o escuelas, provoca que cada día muchos tengan que recorrer largas distancias para llegar a su destino, muchos de ellos imposibles de alcanzar en transporte público o en bicicleta eléctrica.

La reorganización de las ciudades pasa por ir eliminando coches, tanto de calzadas por donde circulan como calzadas ocupadas como plazas de aparcamiento, mientras estas son sustituidas por carriles bici, aceras más anchas y espacio para el transporte público «sostenible».

La reorganización social, el mayor problema de las grandes ciudades

Es inviable ir en transporte público al trabajo, al cole o a la compra cada día a más de 15 km de distancia de nuestra casa. Muchos incluso hacen a diario 100 km o más, lo que supondría horas y múltiples transbordos entre metro, autobús y tren.

Si conseguir un trabajo es cada vez más complicado, conseguirlo cerca de casa supone todo un reto. Muchos optan por un trabajo peor o con menor salario, pero que se encuentre cerca de casa, y lo que pierden por esa parte, lo ganan en tiempo para ellos y sobre todo salud.

La otra opción es alquilar, tanto nuestra casa como una nueva cerca de nuestras tareas diarias.

Y una que nunca entenderé porqué no se fomenta e incluso obliga a ello, el intercambio de puestos de trabajo o casas, acercando a la residencia de las personas a su lugar de trabajo o centro social.

Sea como fuere, el coche siempre estará como gran mal de las ciudades, aunque como vemos, muchos no pueden vivir sin el.

En este sencillo vídeo podemos ver como luce una calle sin esas grandes masas de metal y plástico echando humo y ocupando espacio.