Vídeo: La moda de probar las llantas de bicicleta sin cubiertas

Montar en bicicleta sin cubierta, la nueva moda para ver la resistencia de las llantas, tanto de carbono como de aluminio.

511
Vídeo: La moda de probar las llantas de bicicleta sin cubiertas
Danny MacAskill, todo un experto ciclistas manejando la bicicleta, pone al límite una llanta de carbono montando sin cubierta.

El camino se hace al andar, o al pedalear en este caso si hablamos de bicicletas, y las bicicletas como todos sabemos, tienen ruedas (hasta que inventen las bicicletas que levitan sobre el suelo).

El material nuevo se suele probar utilizándolo como normalmente lo usaría cualquier ciclista, ya sea recreando el movimiento con una máquina, o sobre el propio terreno, y sobre todo con tiempo.

Probar tanto su funcionamiento, pero lo más importante, su resistencia y durabilidad.

Aunque como bien sabrás, la omnipresente obsolescencia programada también existe en la industria de la bicicleta, por lo que estos dos últimos factores, no se suelen tener muy en cuenta a la hora de fabricar el producto, o sí, haciéndolo durar un determinado tiempo.

También entra el factor «tiempo».

Como todo en esta vida, lo queremos para ya, ya sea un bizcocho hirviendo, o una cerveza bien fría nada más sentarnos en la terraza del bar de la esquina.

Y luego pasa lo que pasa en muchos sectores, que a la larga, aparecen los problemas no detectados y los pequeños vicios ocultos de los productos.

¿Para probar la resistencia de una llanta de bicicleta se ha de hacer bajando escaleras sin cubierta?

Las ruedas de una bicicleta, como la de cualquier otro vehículo, son un punto crucial, pues sin ellas, difícilmente podría moverse.

También es un punto crítico, pues cualquier fallo ya sea en el aro, el buje, el cierre, los radios o la misma cubierta, puede terminar en un buen susto o una grave lesión.

Pero la moda al parecer y a tenor de la gran cantidad de vídeos que se ven últimamente, es la de probar la resistencia de las ruedas de una bicicleta, en este caso de la llanta (junto a buje y radios pues es lo que queda de ella), sin montar cubierta o neumático.

Tiempo atrás, con la aparición de los mousse o espumas antipinchazos, la moda era la de probar a ir pinchado hasta ver cuanto aguantaba el mouse o la cubierta sin destalonar o hacerse añicos.

En teoría, si una llanta resistes a todo sin cubierta, si le colocamos una, será aún más indestructible, ¿no?

Seguramente te suene alguna bajada épica de la Copa del Mundo de Descenso, donde corredores de primera línea pinchaban nada más salir, y por arte de «magia», conseguían llegar a meta con la rueda intacta y bajando a tumba abierta.

La cuestión, es si la resistencia de una llanta de una bicicleta se puede medir en una tarde loca montando sin cubierta como si no hubiese mañana: saltos, derrapes, escaleras, bordillos, con bicis sin suspensión, con un ciclista de más de 100 kg encima y un sin fin más de locuras.

Para ver como se partían y doblaban las llantas de las bicicletas de antaño, que mejor que este documento gráfico del mítico vídeo Hammertime de 1995:

Al parecer, las llantas más modernas, tanto de carbono como de aluminio, resisten a todo eso y mucho más, pero, ¿se han de probar así o «en el mundo real» y con situaciones reales, incluida la cubierta?

Os dejamos con algunos vídeos de ejemplo probando llantas sin cubierta.

Si Danny MacAskill no las rompe montando sin cubierta…

Las nuevas llantas DT Swiss FR541 en acción y sin cubierta:

El secreto ya no tan bien guardado de las ruedas de Aaron Gwin para poder bajar pinchado igual de rápido:

Y cuidado con las ruedas «chinas», no todas pasan los test de calidad mínimos: