Vídeo: Estudio Biomecánico para ciclistas

253

bike-and-run-660x440

¿Te has preguntando alguna vez en que consiste un estudio biomecánico de ciclismo y que pasos se realizan? En este vídeo realizado por nuestro compañero David Izquierdo de la empresa Bike&Run puedes ver con todo detalle que facetas se trabajan.

Un estudio biomecánico para ciclismo es una intervención en dos ámbitos: la bicicleta del ciclista y sus propios movimientos. Esta intervención consta de una exploración de tus posibilidades de movimiento como ciclista, la biomecánica del ciclismo trata que tu forma de manifestar este movimiento sea una perfecta armonía entre bicicleta y ciclista.

Es un proceso para garantizar la ausencia de dolores y maximizar tu rendimiento sobre la bici, no valora cuál es tu nivel si no cuál es tu objetivo, independientemente de tu nivel. La sola ausencia de dolor hace mejorar el rendimiento, pero si además tu postura es la correcta, gracias al estudio biomecánico se logra con menos esfuerzo obtener mayor rendimiento.

Con el estudio biomecánico, podemos ver cuáles son los problemas que existen a la hora de ejercer fuerza sobre los pedales, de cómo nos adaptamos a nuestra montura y de vicios o manías perjudiciales que tenemos como ciclistas.

En el ciclismo, como en cualquier otro deporte, no podemos pretender obtener un buen rendimiento y un buen acondicionamiento del sistema muscular sin tener perfectamente adaptados nuestro cuerpo y nuestros movimientos a la bicicleta y de ello se encarga, entre otros, el estudio biomecánico del ciclismo.

En resumen, un estudio biomecánico, trata de cómo se adapte nuestra bicicleta a nuestras posibilidades para que nuestro sistema muscular y articular no sufran después de un entrenamiento o ruta matinal que realicemos.

Como ya sabemos, la posición del cuerpo sobre la bicicleta es el factor más importante para la prevención de lesiones, pero también para mejorar la precisión aerodinámica, el rendimiento y la comodidad. Así que al realizar un estudio biomecánico, el objetivo principal al realizar el análisis de la posición sobre nuestra bici es, precisamente, lograr que todos estos factores se vean favorecidos realizando si fuese necesario un estudio.

Mejorar es bueno para todos, no hace falta competir para querer mejorar y, sobre todo, evitar lesiones. La diferencia en la aplicación de los resultados del estudio biomecánico ciclismo, está en el resultado que quieres obtener para montar en bici. Desde una posición muy “agresiva” y super competitiva vinculada al rendimiento, para la que tienes que tener una excelente condición física, a los más cicloturistas que lo que pretenden es ir cómodos en la bici, sin más, y poder rodar muchas horas sin molestias, disfrutando de su bici.

Ya no es un secreto que el estudio biomecánico no se trata de una moda “pasajera”. Fuera de España, los estudios biomecánicos se llevan haciendo más de 20 años. Quizás aquí hemos empezado un poco tarde y hasta hace prácticamente unos años, apenas era conocido en España.

Cuatro motivos para hacerte un estudio biomecánico ciclismo serían:

Si sientes molestias.

Si te lesionas con facilidad.

Si quieres mejorar tu rendimiento.

Si tienes un bajo tono muscular.

Un estudio biomecánico ciclismo consta de las siguientes partes:

Historial del ciclista:

Debemos saber qué tipo de ciclismo practica y cuáles son sus objetivos.

Análisis antropométrico y podal:

Análisis anatómico del ciclista para determinar cuáles son sus limitaciones y análisis podal (valoración varo-valgo plantar, colocación de calas y cuñas estabilizadoras en caso necesario).

Visualización en movimiento:

Debemos obtener información a través del estudio biomecánico ciclismo para saber, de dónde provienen las molestias y lesiones, ya que la posición del ciclista no es estática sino de movimiento y con un esfuerzo físico.

Customización:

Con todos los parámetros obtenidos, procedemos a una perfecta medición y corrección de parámetros mediante goniometría y láser, para asíobtener un punto gravitatorio perfecto.

Análisis del torque (pedalada):

En muchas ocasiones el origen es debido a un mal gesto de la pedalada. En este caso, procederemos a un reciclaje del mismo

Un estudio es mucho más que la prevención de lesiones, permite saber con exactitud de qué forma ejerces la fuerza sobre el pedal. Esta herramienta describe la forma de pedaleo “fraccionando” la pedalada en distintas fases: ascendente, descendente, pierna derecha, pierna izquierda.

Con el análisis del estudio biomecánico se detectan los fallos en la ejecución y se observa la fuerza en cada una de las fases anteriormente citadas de la pedalada. Todo ello ayuda a corregir las disfunciones que pudiesen existir, buscando tu posición adecuada.

A partir de aquí, se comienzan a hacer las modificaciones necesarias para conseguir que el conjunto “bicicleta –ciclista” sea idóneo. Es curioso ver cómo los avances científicos, mediante el análisis del estudio biomecánico, nos permiten cada vez más mejorar nuestras experiencias sobre una bicicleta.

En muchas ocasiones es el propio ciclista el causante de su lesión por motivos diversos: una métrica errónea del pasado en el estudio biomecánico o un material inadecuado que le ha programado un patrón de movimiento de pedaleo que le hace daño. En este caso, aunque el ciclista varíe la métrica, el vicio sigue sucediéndose pedalada a pedalada y eso le impide evitar el dolor.

En nuestro proceso de estudio biomecánico, nosotros no arreglamos la métrica de la bicicleta, sino que incidimos en el origen preciso del dolor de acuerdo a cómo se manifiesta, no sólo atendiendo a la bici, sino al ciclista. Mediante el análisis del estudio biomecánico, explicaremos en qué falla su técnica de pedaleo o de posicionamiento y le reprogramaremos. He ahí la garantía de nuestro éxito.