Vídeo: En moto por la acera adelantando al «bicibus» escolar

607
Video-En-moto-por-la-acera-adelantando-al-bicibus-escolar-de-madrid
En esta ocasión, el motorista no estaba aparcado en la acera, sino que utilizó esta para adelantar al grupo de jóvenes ciclistas del "bicibus" en Madrid. - @ridemybikemadrd

Por si aún no estás familiarizado con el termino «bicibus«, del cual te hemos hablado en alguna ocasión, básicamente consiste en un grupo de niños de corta edad, que bajo la tutela de sus padres, profesores o voluntarios, van al colegio pedaleando en bicicleta a diario, recogiendo uno a uno por el camino al igual que lo haría un autobús escolar.

A la salida del colegio, vuelve a sus casas de nuevo pedaleando en grupo.

En ciudades como Madrid, donde los carriles bici son escasos y poco útiles, muchos de los trayectos del Bicibus se realizan por la calzada, es decir, por las calles y carreteras.

Normalmente los tutores de los menores escogen las rutas más sencillas y menos peligrosas, aunque eso no quiere decir que en muchas ocasiones pedaleen en bicicleta en tráfico abierto.

Hace unos días, en este artículo de opinión hablando sobre la persecución de ciclistas y patinetes eléctricos ordenada por el Ayuntamiento de la ciudad de Madrid (una de las muchas que ordena cada año), en la que se mencionaba la vista gorda de las autoridades en algunos vehículos motorizados.

En entre ellos las motocicletas mal aparcadas o circulando por las aceras, o de los coches que van a 70 km/h por los carriles limitados a 30 (los timocarriles bici de Madrid).

Algunos comentarios, de motoristas la gran mayoría, se sintieron «heridos», ya que según ellos, las motos no circulan por la acera, se suben a ella para aparcar.

«No es una crítica a las motos o motoristas, sino a la sensación de que las bicicletas son el demonio en Madrid y otras ciudades de españa»

Personalmente no he visto nunca a un motorista subir a la acera su motocicleta empujándola con el motor apagado, mucho menos bajarla de nuevo al asfalto de la misma manera.

Lo que si que he visto, no a diario, pero casi, es todo lo contrario, subirse y bajarse de las aceras montado en la moto, o como verás en el vídeo más abajo, meterse por carriles bici e incluso la acera para adelantar en los atascos.

Leído así suena algo incluso «tiquismiquis», como que nos fijamos en esta pequeña tontería cuando los ciclistas no suben a la acera para aparcar como ellos, sino para circular a toda velocidad entre los peatones.

Pero una cosa es la teoría, la normativa, y como se aplica más estrictamente para unos y se hace la vista gorda para otros.

Madrid es una ciudad sin ley, y no es exageración. Pero Madrid es una ciudad que por norma general odia las bicicletas y aún más a los ciclistas.

«Muchos motoristas urbanos no están acostumbrados a esperar ni detrás de un coche, ni mucho menos detrás de un grupo de ciclistas de 10 años de edad a 15 km/h»

Pensada y diseñada para los coches (y motos), las bicicletas no tienen cabida entre el tráfico, como muchos «anti-carrilbicicistas» se empeñan en hacernos creer.

Ni tan si quiera con el bicibus (recordemos un grupo de niños en bicicleta, con chalecos reflectantes y varios ciclistas adultos controlando y protegiéndolos), esta exento del peligro de desplazarse en bicicleta por las calles de Madrid.

En uno de sus últimos viajes, @ridemybikemadrd, quien acompaña a los menores a clase, grabó eso que «nadie ve nunca» pero que ocurre a diario y a cada segundo en todos los rincones de la ciudad.

Sí, no son todos, pero una cosa no quita a la otra, y por norma general, en Madrid y en Sebastopol, los motoristas urbanos no están acostumbrados a esperar ni detrás de un coche, ni mucho menos detrás de un grupo de ciclistas de 10 años de edad a 15 km/h en una calle de un solo carril.

Qué nadie se ofenda, esto no es para ofender, sino para mostrar la realidad que nadie parece querer mejorar, o que simplemente no entra en el prisma de «su propia realidad», haciendo que este tipo de conductas esté tan normalizada que no escandalice a nadie.

A los dos siguientes vídeos me remito.