Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Vídeo: El Gravel Bike como lo ve una de las marcas pioneras del mountain bike

En toda ruta Gravel Bike que se precie, no puede faltar una buena taza de café, y más cuando es una ruta en bicicleta de varios días perdido por el monte.

Rocky Mountain es sin duda alguna una institución en el mundo del ciclismo, incluido el Gravel Bike.

Allá por 1978, comenzaron a modificar algunas bicicletas de carretera, añadiéndoles cubiertas más anchas, manillares planos de mayor longitud, y hasta cambios para afrontar las duras rampas cercanas a Vancouver.

Aunque muchos siguen pensando que el Gravel Bike se ha inventado hace dos días, algunos ya por aquella época, incluso antes de que el mountain bike comenzase su expansión por todo el mundo, ya rodaban por la montaña con aquellas clásicas bicicletas de carretera modificadas.

Hoy en día, aunque las cosas han cambiado un poco, el espíritu aventurero de aquellas primeras salidas por la montaña descubriendo nuevos caminos y horizontes, sigue en pie.

Con motivo de la presentación de una de sus últimas creaciones de la gama de bicicletas «Solo», específicas de Gravel Bike para largas aventuras, Rocky Mountain ha creado junto a uno de sus embajadores este bonito vídeo.

Gravel Bike es sinónimo de aventura, de perderse por los caminos durante días, de descubrir nuevos horizontes…

Titulado «Solo – Make Every Ride an Adventure«, el ciclista Ryan Anderson sale de aventura bikepaking en solitario con su bicicleta gravel bike de carbono, su bolsa de gran volumen bajo el sillín, otra en el interior del cuadro, y su tienda de campaña.

Rocky Mountain nos lo describe con estas palabras:

«Las carreteras de grava. Cuando nada se interpone entre tú y el horizonte. No importa si estás persiguiendo montañas o vastas llanuras abiertas, hay algo hipnótico en la llamada de los caminos de tierra menos transitados.

El ciclista de Rocky Mountain y ex corredor de carretera, Ryan Anderson, recorre las remotas carreteras de Saskatchewan en su nueva Carbon Solo.

Subiendo y bajando con la curvatura del sol. La familiar incógnita de viajar en bicicleta.

Sumergirse dentro y fuera de la civilización para una buena taza de café.

Impulsar el ritmo para dejar atrás a las tormentas, no a los oponentes, y establecer un campamento en el zumbido estival del anochecer.

Disfrutándola. Haz de cada viaje una aventura.

Presentamos la nueva Rocky Mountain Solo.«