Vídeo: El fuerte viento arrastra a varios ciclistas en un carril bici

Ni las pesadas bicicletas urbanas resisten unos vientos tan fuertes como los registrados el pasado fin de semana en muchas ciudades del norte de Europa.

293
Video-El-fuerte-viento-arrastra-a-varios-ciclistas-en-un-carril-bici
Varios ciclistas en apuros por los fuertes vientos salen volando en el carril bici multicolor de la ciudad de Utrecht.

A veces la valentía se paga cara, sobre todo cuando existen alertas por fuertes vientos que no invitan a quedarnos en casa si es posible.

Aunque a veces, a muchos no les queda otra opción, pues han de ir a clase, al trabajo o a cualquier otra tarea y su único medio de transporte es la bicicleta.

Estos ciclistas sufrieron las consecuencias del fuerte viento registrado el pasado fin de semana en muchas ciudades del norte de Europa.

Rachas de viento de casi 100 km/h y bicicletas no son buenos compañeros

Ni tan si quiera dentro de una ciudad y en la seguridad de un carril bici, los ciclistas podemos refugiarnos del viento.

Existen tres tipos de viento para los ciclistas, dos de ellos no gustan mucho y uno si.

El viento de frente, odiado por todos, pues basta que sople un poquito para que nuestras piernas comiencen a sufrir más de la cuenta y nuestra velocidad se vea reducida considerablemente.

Hay momentos incluso que si dejamos de pedalear cinco segundos, nos quedamos literalmente parados.

Esto supone un sobre esfuerzo que no muchos están dispuestos a ralizar.

Después tenemos el viento de costado o lateral. Este, aunque menos «doloroso» para las piernas, si sopla con algo de fuerza, puede desviar nuestra trayectoria y hasta tirarnos al suelo.

Y por último, tenemos el viento a favor, o de culo, el cual no hay ciclista al que no guste.

Los fuertes vientos y racheados son incontrolables para un ciclista

Pero cualquiera que sea la dirección del viento, si este supera ciertos km/h, y si encima es racheado, mejor evitar montar en bicicleta.

Estos ciclistas de los Países Bajos parece que no les quedó más remedio que acudir a su cita diaria en bicicleta cuando peor tiempo hacía.

Para algunos de ellos, pese a que las bicicletas de ciudad suelen ser bastante más pesadas que una mountain bike o bici de carretera deportiva, eso no les sirvió de mucho.

Como podrás ver en las imágenes grabadas en el carril bici pintado de los colores del arcoíris de la Universidad de Utrecht, más de un ciclista fue arrastrado literalmente por el viento.