Vídeo: El claro ejemplo de que la pintura no es suficiente para proteger a los ciclistas

211
Video-El-claro-ejemplo-de-que-la-pintura-no-es-suficiente-para-proteger-a-los-ciclistas-carril-bici
Pintar unas líneas delimitadoras entre ciclistas y coches es la forma más rápida y sencilla de segregar el tráfico, pero sigue siendo bastante insegura.

Debates a parte sobre si carriles bici sí o carriles bici no en las ciudades y carreteras, el vídeo que podrás ver a continuación muestra de forma gráfica y bastante clara, que este tipo de vías ciclistas no son ni mucho menos seguras.

Es muy complicado hoy en día transformar una sola calle para que quepan coches circulando, aparcados, ciclistas y peatones, además de diverso mobiliario urbano como puedan ser árboles, pasos de peatones, paradas de autobús, papeleras, farolas, etc…

La solución más radical sería cortar por completo el tráfico y convertir la calzada en un carril bici en condiciones, pero esto solo es posible en determinadas calles y ciudades del mundo.

Las medias soluciones traen más problemas que beneficios

Integrar a las bicicletas en el lugar donde estaban los coches tienen muchas complicaciones. Si hay espacio, lo más sencillo es pintar unas líneas delimitadoras en el asfalto entre coches y bicicletas.

La otra solución es la que aplican ciudades como Madrid, donde se debe circular por el centro del carril como un vehículo más, algo solo apto para valientes y personas a las que su salud les importa por decirlo suave, bastante poco.

Cuando se opta por la primera sin ningún tipo de segregación física mas que una línea pintada en el suelo, ocurren mil y una cosas:

  • Algunos conductores utilizan el carril bici para estacionar
  • Las motocicletas lo usan para adelantar a los coches atascados
  • El peligro de atropello es constante, pues no tiene seguridad alguna
  • Cuando la carretera o el tráfico se complica, los coches lo invaden
  • Si a la derecha del carril bici siguen existiendo aparcamientos, el «dooring» está a la orden del día, además que han de atravesar por encima del carril para aparcar.

¿Y entonces cual es la solución a estos carriles bici pintados sobre el asfalto?

Difícil responder a esa pregunta, pues cada calle y cada ciudad es un mundo, pero algún tipo de separación física, al menos donde más se necesite, sería ideal.

Por ejemplo elevando el carril bici unos centímetros, colocando algún bolardo o quitamiedos, o cualquier impedimento físico para que los conductores poco respetuosos no lo invadan continuamente.

¿Qué solución pondrías tú al carril bici que se ve en el vídeo a continuación?