Vídeo: Con una roca, así reparó la rueda para ganar la EWS de Finale Ligure Jack Moir

553
Video-Con-una-roca-asi-reparo-la-rueda-para-ganar-la-EWS-de-Finale-Ligure-Jack-Moir
Jack Moir. Fuerza, maña y determinación para ganar la penúltima prueba de las Enduro World Series en Finale Ligure pese a destrozar la llanta trasera.

El ciclista australiano del equipo Canyon, Jack Moir, se llevó la victoria en la penúltima prueba de las Enduro World Series 2021 de Finale Ligure disputada el pasado fin de semana en Italia.

Si ganar una competición de Enduro en bicicleta de montaña de primer nivel como las EWS es ya todo un logro, hacerlo tras reventar literalmente la rueda trasera de su bicicleta Canyon a mitad de carrera y repararla a golpes con una gran roca, tiene más mérito aun.

Moir, que a falta de la prueba final el próximo fin de semana del 30 de septiembre al 3 de octubre en Tweed Valley, Escocia, está a tan solo cinco puntos del líder de la general, el estadounidense Richie Rude.

Cualquier imprevisto le dejaría sin opciones de luchar por el título, aunque el podio parece tenerlo asegurado. Y más o menos esto fue lo que ocurrió en Finale Ligure, aunque Moir supo sobreponerse.

Aún vendado con un maltrecho hombro tras una caída hace unos días, Moir no bajó su nivel, y en el mismo tramo cronometrado, el tercero del día, no solo destrozó su llanta trasera en la última curva, también consiguió el mejor tiempo.

Pero como bien sabrás, en el Enduro, salvo en contadas ocasiones, para llegar a la salida del siguiente tramo cronometrado, los ciclistas han de pedalear. A esto hay que sumarle que a diferencia del XCO, los ciclistas han de ser autosuficientes, es decir, no pueden cambiar de bicicleta, ni de ruedas y cualquier avería han de solventarla por si mismos en la montaña.

La rueda de Jack Moir destalonó y era imposible de talonarla de nuevo

Una roca le reventó la llanta y otra roca se la reparó, aunque más bien fue la fuerza bruta y la maña del ciclista australiano.

Además, segun comenta en una pequeña entrevista en Pinkbike.com, un compañero le sugirió poner el envoltorio de un gel en la zona para evitar cualquier pequeña fuga de aire de la cubierta.

Como podrás ver en el vídeo, Moir a base de golpes con un gran roca consiguió volver a su estado natural a la llanta, más o menos, lo justo para que la cubierta no volviese a destalonar y el aire quedase en el interior.

Por delante le quedaban aún dos tramo cronometrados. Para llegar al siguiente, tras perder unos 15 minutos en la reparación, tuvo que sufrir más de la cuenta para no ser penalizado con el tiempo.

Al final, Jack Moir terminó en primera posición en Finale Ligure con 15 segundos de ventaja frente al canadiense Jesse Melamed.

Este es el vídeo del momento en el que intenta reparar la llanta con una gran roca, lo único que tenía a mano en medio de la montaña.