Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Vídeo: Comiendo pinchos morunos antes del último puerto en el Giro de Italia

Samuele Battistella ofreciendo unos pinchos morunos que ha recogido de una aficionado durante la ascensión de uno de los puertos de la séptima etapa del Giro de Italia 2023.

Luego hablamos de carne «intoxicada» o bidones de agua con suplementos de dudosa procedencia en el ciclismo profesional, pero hay quien poco les importa estas cosas, incluso si son unos pinchos morunos de unos aficionados del Giro de Italia.

El tema es que hoy ha comenzado lo duro den el Giro 2023, con dos ascensiones de altura, sobre todo la última con final en alto en Gran Sasso d’Italia (Campo Imperatore).

Algunos ciclistas han perdido comba cuando las cosas han comenzado a ponerse duras, ya que los equipos en el grupo de favoritos, ha impuesto un fuerte ritmo para intentar neutralizar la escapada del día.

Esta ha llegado a tener más de 12 minutos de ventaja sobre el pelotón.

Uno de los que se ha quedado a las primeras de cambio has sido el ciclista del Astana Qazaqstan Team, Samuele Battistella, a unos 40 km de la meta.

Aceptar bebida y comida de aficionados debería estar prohibido en competiciones UCI, sobre todo por posible positivos por dopaje «no intencionado»

El italiano, que ayer perdió más de 18 minutos, se encuentra ya a 36 minutos el líder del Giro, Andreas Leknessund.

Ni corto ni perezoso, Samuele Battistella, aceptó unos pinchos morunos que le ofrecieron unos aficionados en la cuneta.

No solo se comió un pincho moruno Samuele Battistella, también los ofreció al cámara de televisión y al motorista que le lleva, además de a un compañero del equipo Corratec-Selle Italia.