Vídeo: Al final nos fuimos a la marcha cicloturista Bilbao-Bilbao con las BH

88
bicicleta bh g6 en la bilbao-bilbao

Después de meditarlo y de los ánimos que nos disteis decidimos que teníamos que participar en la XXVIII Marcha Cicloturista Bilbao – Bilbao 2016, y no nos arrepentiremos nunca de haber tomado esa decisión.

Preparamos todo y nos fuimos para Bilbao. Durante el camino fuimos mirando como era el perfil de la ruta y las altimetrías de los distinto puertos que nos íbamos a encontrar por el camino, y también para hablar de la estrategia para ese día: pasarlo bien dando pedales.

Ciclobrava 2020

El sábado por la mañana salimos a dar una vuelta para ajustar y familiarizarnos con las BH que íbamos a llevar, no habíamos montado mucho con ellas y debíamos probarlas. La verdad es que no hubo ningún problema y tanto la BH G6 como la BH Ultralight Evo se nos ajustaron como guantes, sobretodo la G6, es una bici que te hace llevar una posición más agresiva, que te invita a ir dándolo todo, pero al final no tuve más molestias que las que se tienen después de cualquier marcha de este tipo.

Después de ajustar las bicis y dar una vuelta por Bilbao, nos acercamos a formalizar la inscripción y a retirar el dorsal. Gran detalle por parte de la organización el permitirte pagar el mismo día que retiras el dorsal. Y después de eso a comer y a descansar para el gran día. Ese día en el que decidimos que de los cinco cajones o turnos de salida que hay para salir: a las 8:00, 8:15, 8:30, 8:45 o 9:00; decidimos salir en el segundo. No nos cansaremos de decir que esta forma de organizar la salida es un gran acierto.

pintxos en el casco viejo de bilbao

El domingo a eso de las 8:05 llegamos a la salida y todavía estaban saliendo cicloturistas del primer turno, sabíamos que la participación iba a ser alta (casi 8.000 ciclistas) pero impresiona ver que en ese primer turno no para de salir gente durante más de cinco minutos, y que todavía quedan otros cuatro turnos de salida. A las 8:10 ya estábamos colocados bajo el arco de salida, los primeros, con unas ganas locas de empezar y ver que nos deparaba la ruta. A las 8:15 en punto salimos, calmados, de forma muy ordenada, sin ningún contratiempo y sin que nadie saliese como loco o con prisa, todo el mundo tenía en la cabeza que lo importante es pasarlo bien sin percances.

«Todo el recorrido lo estábamos haciendo atravesando parajes espectaculares»

Según íbamos avanzando ya nos dimos cuenta de la gran cantidad de voluntarios que estaban velando por que la prueba fuese bien, señalizando todo (absolutamente todo), desde cruces hasta algunos baches peligrosos, incluso marcando con conos el trazado más seguro en alguna curva peligrosa. Esto fue una constante a lo largo de todo el recorrido de la marcha. En cada grupo iba, como mínimo, un coche médico, un coche de asistencia técnica, una ambulancia y motos de la organización y de la ertzaintza cuidando de todos los que allí participábamos, desde aquí, ¡muchas gracias a todos! Los primeros kilómetros nos hicieron ver lo controlado que tenían todo, esto hace que sólo te preocupes de pasarlo bien, lo cual es de agradecer.

bicicleta bh ultralight en la bilbao-bilbao

El recorrido de la marcha es espectacular, dando una vuelta por todos los pueblos que rodean Bilbao a través de algunas zonas con paisajes preciosos, desde el inicio, recorriendo la ría hasta que llegas al Cantábrico, pasando por Erandio, Getxo, Sopela, Plentzia. Ya en Plentzia giramos y nos dirigimos hacia el interior de la provincia y es donde nos empezamos a encontrar las primeras dificultades montañosas, aunque la verdad es que se pasan muy fácilmente si estás un poco entrenado o acostumbrado a cubrir distancias de este tipo.

El primer puerto es el de Andraka, muy sencillo, todavía vamos bastante frescos y entre el ambiente y el ir en grupos grandes te anima y te da un plus que te hace dar pedales más alegremente. El siguiente puerto que marcaba el libro de ruta era el de Unbe, en realidad se parece más a un falso llano, es largo pero no es duro.

Todo el recorrido lo estábamos haciendo atravesando parajes espectaculares, cuando no estabas rodeado de enormes árboles podías ver grandes prados donde las vacas y las ovejas pastaban alegremente y sin prisas, entre medias, a veces, aparecía algún palacete. Todo precioso, la verdad es que pasamos por zonas en las que podías quedarte varias horas admirando el paisaje.

Después de una rápida bajada y un pequeño tramo de falso llano llegamos al avituallamiento en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia, situado entre Derio y Zamudio. En este momento, tenemos dos opciones, seguir la carretera de frente, saltándote el avituallamiento, o girar a la derecha y pasar por el “repostaje”. Aquí nos encontramos el único fallo (desde nuestro punto de vista) de toda la marcha, no encontramos agua por ningún lado, eran las once de la mañana y ya no tenían agua, sólo refrescos. Este problema lo solucionamos unos kilómetros más adelante en una gasolinera, pero no es de recibo que en una marcha ciclista no haya agua. La verdad es que es un problema con una solución tan sencilla que estoy seguro de que no les volverá a pasar.

dorsal de la marcha ciloturista bilbao-bilbao en la bicicleta

Después del avituallamiento ya sólo nos quedan unos 55 Km para acabar y tres puertos, Artebakarra, Gerekiz y Morga, aunque los dos últimos podrían contar como uno solo. Artebakarra lo pasamos sin problemas, atravesamos las localidades de Mungia y Fruiz y empezamos a subir. Eran los últimos puertos y, aunque no son de gran entidad, los kilómetros en las piernas se empiezan a notar. Nos pusimos un buen ritmo desde el inicio y empezamos a subir; otra vez el paisaje era precioso, rodeado de árboles por todos los lados y con praderas de un color verde intensísimo. Durante la subida vimos como la distancia empezaba a hacer estragos entre algunos de los participantes, pero nunca faltó una mano que ayudase a superar esta última subida.

En este último puerto, el de Morga, con alguna rampa al 9%, es donde se pudo ver de verdad a la BH Ultralight Evo, parece que no cuesta avanzar, enseguida te invita a dar pedales de pie sobre ella, te da un punto extra que hace que sean más los ciclistas que adelantas que los que te superan a ti.

Una vez que coronamos quedan 25 km para el final que se componen de bajadas y falsos llanos, pero siempre a favor, se rueda muy rápido, es el único tramo de la marcha que podríamos decir que es llano, hasta que llegamos a Bilbao y nos encontramos una par de cuestas traicioneras. En este terreno es donde la BH G6 demuestra todo su potencial, se pueden mantener velocidades de crucero bastante altas y la bici te pide más (siempre que tengas piernas), gracias a la gran rigidez que tiene aprovechas el más mínimo gramo de fuerza que aplicas sobre los pedales, da igual la potencia que tengas en las piernas, la G6 está ahí y no va a fallar.

en la salida de la marcha cicloturista bilbao-bilbao

Sin darnos cuenta entramos en Bilbao y subimos la última “cuesta-trampa”, la que nos deja en el puente de la Salve, es una curva a derechas cuesta arriba, como la de los accesos a las autopistas, que no te esperas. Te queda menos de un kilómetro para acabar, has desconectado y toma 200 o 300 metros bastante duretes. Fue una buena sorpresa final que te recuerda que en el ciclismo no te puedes despistar hasta que cruzas el arco de meta.

Desde ahí todo cuesta abajo y con una sonrisa en la cara por haber acabado la marcha sin problemas, por haber pasado un gran día de ciclismo rodeado de gente que comparte tu misma pasión.

En la línea de meta nos hicieron entrega a todos los participantes de un recuerdo de nuestra participación en la marcha.

ABUS Game Changer

Sólo nos queda una duda después de haber terminado esta clásica del cicloturismo, ¿cuándo podremos volver?