Vídeo: ¡Ahora vas y lo cascas! Cuando se dan las facilidades, todo es posible…

La habilidad de esta niña sobre una bicicleta de BMX haciendo Flatland es sin duda alguna espectacular.

181
Video-Ahora-vas-y-lo-cascas-Cuando-se-dan-las-facilidades-todo-es-posible-nina-flatland-bmx
Una niña frente a su casa jugando con su bicicleta de BMX y realizando unas acrobacias que ya quisiéramos muchos... ¿Qué raro es ver estas escenas hoy en día verdad?

¿Qué espacio tienen hoy en día los más pequeños para jugar y divertirse en la calle?

Pues todo depende de las edades, pero por norma general, los más pequeños de la casa solo pueden sentirse libres y «seguros» en parques urbanos con los típicos columpios, algunos parques verdes o distintas aceras peatonales.

Pero para poder disfrutar de estos lugares, o bien hay que caminar unas cuantas manzanas, o desplazarse en coche o en los mejores casos, usar la bicicleta para llegar a estos, con el peligro que supone no tener infraestructuras ciclistas adecuadas.

Esta niña tiene un gran talento sobre la bici. Sin un espacio para practicar, sería impensable…

Antes se jugaba en la puerta de casa, o la del vecino, en la plaza del pueblo o prácticamente allí donde había algo de sitio.

Hoy en día esos sitios han quedado relegados a parques vallados de diminutas dimensiones, centros deportivos o los mencionados parques ajardinados.

Para la niña del vídeo que verás a continuación, practicar en la puerta de su casa cuando se siente inspirada o tiene tiempo libre, o cuando le apetezca, es si duda alguna uno de los puntos que más valoramos tras quedarnos con la boca abierta con su habilidad sobre las dos ruedas.

El BMX Flatland no es una de las disciplinas ciclistas con más seguidores pero no por ello deja de ser espectacular y bonito de ver.

¿Dónde quedó aquello de «mamá, voy a la puerta a jugar»?

Si además es una niña de corta edad como la del vídeo, el asombro es aún mayor.

Decir «Mamá, voy a la puerta con la bicicleta» parece que hoy en día es un lujo que muy pocos niños pueden disfrutar, cuando debería de ser un derecho de todos ellos.

Debemos intentar revertir los males que hemos introducido en nuestras vidas como costumbre, con el coche dominando las calles, incluso las compartidas con peatones.