«Una trampa con caída segura». Los ciclistas se quejan a la UCI sobre la seguridad del Tour de la Provence

189
Una-trampa-con-caida-segura-Los-ciclistas-se-quejan-a-la-UCI-sobre-la-seguridad-del-Tour-de-la-Provence
Varias isletas sin señalizar en el último kilómetro de la primera etapa del Tour de la Provence vuelve a mostrar que la seguridad de los recorridos no es la que los ciclistas esperan.

En plena polémica sobre la nueva normativa de la Unión Ciclista Internacional que no permitirá a los ciclistas profesionales adoptar determinadas posturas sobre la bicicleta, llegan las críticas tras la primera competición tras el anuncio de la UCI.

El Tour de la Provence comenzó ayer jueves con la primera etapa de poco más de 180 kilómetros entre Aubagne y Six-Fours-les-Plages.

Pese a varias escapadas y ataques finales, entre ellos el del campeón del mundo, el francés Julian Alaphilippe, se llegó a la meta al esprín.

El mas listo de todos ha sido el italiano del Deceuninck-QuickStep Davide Ballerini, imponiéndose a Demare, Bouhanni y Venturini con un último golpe de pedal.

Críticas a la UCI por isletas en el último kilómetro sin señalizar

Hasta 16 ciclistas españoles pedalearán hasta el domingo en las cuatro etapas del Tour de la Provence.

En la retransmisión de televisión de la carrera pudimos ver como es costumbre cuando se llega en grupo, momentos de tensión previos al esprín final.

Desde hace años, muchos ciclistas ya aficionados se han quejado de la peligrosidad de algunas llegadas, y no solo por el público, las vallas publicitarias o las rectas finales cuesta abajo.

Según algunos ciclistas, como Carlos Barbero, la UCI debería preocuparse más por la seguridad de los recorridos y el asfalto que de las posiciones que adoptan los ciclistas en la carretera.

«Dos isletas sin señalizar en el último kilómetro. Mal que nos encontremos estas cosas a 100 km de meta pero en el último km con las pulsaciones a tope es una trampa que se salda con caída segura.»

Carlos Barbero

Y es que varias isletas sin señalizar correctamente tuvieron que ser esquivadas por ciclistas y motoristas a gran velocidad en los últimos metros de la primera etapa del Tour de la Provence.

Las isletas permitían circular a los ciclistas a ambos lados, con el peligro que conlleva para los que van detrás y no las ven venir.

Poner el punto de mira en los ciclistas no ha hecho más que tensar aún más las relaciones entre los profesionales y la UCI.