Una chispa para prohibir usar las bicicletas eléctricas en el transporte público

La prohibición de acceder con patinetes eléctricos al transporte público de Barcelona llega tras el incendio de uno de estos VMP en el Metro.

El cerco a los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) se estrecha cada vez más, y ya no solo a las empresas privadas de alquiler de bicicletas eléctricas o patinetes eléctricos.

Las calles están llenas de estos vehículos, la mayoría están ocupando el espacio público mientras esperan a que un cliente haga buen uso de los mismos y respete las normas de circulación. Pero esa es otra lucha…

En nuestras calles, no solo existen VMP de alquiler, también de personas de a pie, como tú o como yo, que han decidido dejar de lado el coche y la moto, y casi también el transporte público, para seguir moviéndose por la ciudad sobre ruedas de una forma menos contaminante y dañina.

Las largas distancias entre residencias y puestos de trabajo, estudios u otras obligaciones, hace que muchos de estos usuarios que poseen bicicletas eléctricas o patinetes eléctricos para moverse por la ciudad, opten por la denominada intermodalidad.

La intermodalidad o transporte intermodal consiste en utilizar el transporte público junto con otro tipo de vehículo personal, como pueda ser una bici o patinete.

Barcelona prohíbe meter patinetes eléctricos en el metro. ¿Y las bicicletas eléctricas?

Poco o nada se ha hablado de la reciente prohibición de viajar con un patinete eléctrico en el Metro de Barcelona, y absolutamente nada sobre hacerlo con una bici eléctrica, que al caso es prácticamente lo mismo.

El último siniestro, en el que un vagón de Metro quedo semi calcinado y tres personas resultaron heridas al salir ardiendo un patinete eléctrico dentro del convoy, no solo ha reabierto el debate, sino que ha llevado a la prohibición, aunque no definitiva.

Seis meses se han dado para estudiar las posibles soluciones para evitar este tipo de accidentes o incendios con VMP eléctricos en el Metro, pero también en el resto de transporte públicos.

Por el momento solo se ha puesto la veda a los patinetes o scooter con batería, pues es aquí donde realmente reside el peligro, en las baterías.

La prohibición a los patinetes eléctricos se extiende a Renfe, Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), buses, metro y tranvías

Pero no hay nada que diga que la ATM, la Autoritat del Transport Metropolità, no extienda la prohibición también al resto de VMP como las ebikes.

Metro, trenes, autobuses, tranvías y sus respectivas estaciones y andenes tiene prohibido durante 6 meses el acceso con patinetes eléctricos en Barcelona.

Al fin y al cabo, por norma general, ambos vehículos comparte prácticamente el mismo diseño eléctrico basado en un motor, una batería, centralita y cargador eléctrico.

Si hubiese sido una bicicleta eléctrica la que saliese ardiendo dentro del Metro de Barcelona o cualquier otro transporte público de España, el ojo del huracán habría caído sobre estas.

Cada vez son más las bicis eléctricas que se utilizan para desplazamientos urbanos, y es cuestión de tiempo que ocurra otro siniestro, sobre todo cuando hay quienes las trucan o utilizan componentes no originales, los más propensos a salir ardiendo.

Navega por la nube de etiquetas o comparte el artículo con más amigos y ciclistas: