Una bicicleta inteligente que avisa cuando vienen coches por detrás y puntos muertos. Así es la Calamus One

Una-bicicleta-que-avisa-cuando-vienen-coches-por-detrás-y-puntos-muertos-gracias-sin-cadena-calamus-one_ebike
@Calamus

Las bicicletas cada día cuentan con más tecnologías capaces de hacer nuestros desplazamientos diarios más cómodos y seguros.

Este es el caso de la Calamus One, una bicicleta eléctrica urbana posee una serie de características únicas que no hemos visto en ninguna otra bicicleta antes.

Seguramente, todas las bicicletas eléctricas del futuro serán así y contarán con más utilidades capaces de detectar hasta el más mínimo riesgo para el ciclista.

Sensores de ultrasonidos para detectar otros vehículos

La bicicleta eléctrica Calamus One cuenta con sensores de ultrasonidos en la parte trasera y en los laterales capaces de detectar cuando un vehículo se aproxima a nosotros.

Estos sensores también pueden detectar a otros ciclistas o usuarios de la vía, como los patinetes eléctricos. Para avisarnos, los puños de la bici vibran cuando alguien está demasiado cerca de nosotros.

Por ejemplo si vamos a girar hacia la derecha cuando circulamos por el carril bici y hay otro ciclista en nuestro punto muerto, el puño derecho de nuestro manillar vibrará para alertarnos del posible peligro.

Lo tradicional también está presente en la Calamus

Los sistemas de seguridad de la Calamús mezclan lo mejor de los dos mundos, lo tradicional y lo tecnológico.

Posee tornillos anti-robo en las ruedas, así como un sensor de huella dactilar en la amplia pantalla colocada en el manillar. De esta manera, hasta que no detecte nuestro dedo el sistema estará bloqueado.

Hablando de su pantalla, cuenta con un sistema Android táctil, para que no tengamos que andar apretando combinaciones de botones para acceder a la información.

Luces LED integradas en el cuadro

Luces led rojas integradas en los tirantes traseros del cuadro, y led blancos tanto en la parte delantera como en los extremos de los puños, para ser vistos lateralmente.

Además, posee GPS integrado, tanto para guiar o grabar nuestras rutas, ver el tráfico de la zona o para localizar la bicicleta en caso de extravío gracias a un chip GSM, que nos alertará en nuestro teléfono móvil o smartpone si la bicicleta se mueve sin nuestra autorización, además de con su localización exacta.

En lo mecánico, se ha optado por una correa de carbono en vez de cadena y piñones, con la que evitamos cualquier problema de enganchones con la ropa, ensuciarnos con la grasa de la cadena o ruidos innecesarios.

Al ser eléctrica, lógicamente posee un motor que nos ayudará al pedalear. La cantidad de ayuda la podremos seleccionar en su pantalla táctil y estará disponible en tres potencias en el motor eléctrico, dependiendo de la parte del mundo donde se comercialice: 250W, 500W y 750W.

Tres tipos de motores según la normativa

Su batería es ligera y totalmente extraíble, para poder dejar la bici y llevarnos la batería a casa a cargar, o incluso para llevar una batería extra y doblar su autonomía.

Pero esto seguramente no nos haga falta, pues con tan solo 30 minutos de carga, es capaz de recorrer hasta 16 kilómetros, suficiente para cualquier desplazamiento urbano.

Si cargamos la batería a tope, esta tiene una autonomía de hasta 80 kilómetros.

Frenos de disco para y cuadro de aluminio

Posee doble freno de disco, lo que no impedirá frenar cuando la climatología sea adversa o vayamos cargados si la utilizamos como bicicleta de carga para trabajar.

Su cuadro está diseñado con tecnología aeroespacial, tanto por la resistencia de su aluminio como por el diseño aerodinámico y resistente.

Tambien cuenta con suspensión delantera al más puro estilo Cannondale Headshock y en la tija de sillín, para que nuestro trasero no se resienta de las alcantarillas, grietas y pequeños socavones del asfalto.

Sin duda alguna, el futuro de las bicicletas eléctricas de ciudad pasa por la Calamus One, a la que poco le falta para ser la bicicleta urbana perfecta. Si las bicicletas eléctricas Xiaomi adoptasen estas tecnologías, tendríamos el combo perfecto.