Tubeless, discos y cuadros Aero en las bicicletas ganadoras de la París-Roubaix

6081
Tubeless-discos-y-cuadros-Aero-en-las-bicicletas-ganadoras-de-la-Paris-Roubaix
La París-Roubaix puede ser considerara la prueba dura para una bicicleta de carretera si hablamos de la fiabilidad de los componentes utilizados.

Son datos objetivos que los ganadores de la París-Roubaix, tanto en categoría masculina como femenina, han utilizado bicicletas de carretera modernas y actuales, desterrando tecnologías de las que muchos aún les cuesta deshacerse de ellas.

El hombres, la victoria fue a manos del italiano Sonny Colbrelli, ciclista del equipo Bahrain-Victorious, y quien se impuso en un apretado esprín en el velódromo de Roubaix, al mismísimo Mathieu van der Poel y Florian Vermeersch.

En féminas, en esta primera edición de la París-Roubaix Femme, el triunfo fue a parar a manos de la corredora del Trek-Segafredo Lizzie Deignan.

Ambos corren en equipos diferentes, con bicicletas de carretera de marcas distintas, y recorridos algo diferentes, al menos en distancias, los dos ciclistas tienen algo en común que hasta hace bien poco no lo era tanto, al menos en competiciones tan exigentes para la mecánica de la bici como es la París-Roubaix.

En su día vimos inventos incluso con suspensiones traseras en bicicletas de carretera para mitigar los continuos baches de las carreteras de pavés o los tramos donde los ciclistas circulan por la tierra para evitar estos.

La Trek Domane de la británica, pese a no contar con suspensión trasera, si tiene el famoso ISO Speed Decoupler, el cual permite mitigar las vibraciones procedentes del asfalto o el empedrado en este caso, sin modificar la geometría o la rigidez del cuadro.

Pero esto no es común entre Deignan y Colbrelli, pues este último utilizó una Merida Reacto, una bicicleta Aero la cual se caracteriza además de luchar contra el viento por ser una bicicleta «poco cómoda» o demasiado rígida.

Pero si nos fijamos más allá de la marca o el tipo de cuadro, hay otros componentes que si han sido comunes en ambos.

Las ruedas por ejemplo, ambos parecen haber montado cubiertas tubeless, desterrando los típicos tubulares, cuyo balón supera la media.

Deignan montó en su Trek las cubiertas sin cámara Pirelli P Zero con una anchura de 30 milímetros, mientras que Cobrelli optó por las Continental GP5000 S TR con las mismas características.

También vimos como muchos ciclistas desterraron los tan comunes, hoy en día, manillares Aero o de una sola pieza, por una potencia con manillar cilíndrico. Estos parecen absorber mejor los baches y ser algo más cómodos con tanto traqueteo como en la París-Roubaix.

Algunos corredores terminan con heridas en sus manos tras la carrera, y la ciclista del Trek-Segafredo fue una de ellas. Deignan optó por no utilizar guantes, y a veces es la mejor solución, pero la sangre en su manillar y las fotos compartidas por su equipo mostrando sus manos, no hacen sino reflejar una vez más la dureza del Infierno del Norte.

Tantas horas sobre la bici y teniendo que agarrar con fuerza el manillar para mantener la trayectoria, muchos prefieren ir sin guantes para tener más control sobre la bici y evitar arrugas y pliegues de los guantes que terminan por crear grandes ampollas. Otros utilizan guantes minimalistas como los utilizados en las etapas contra el crono.

Los dos ganadores de la París-Roubaix 2021 utilizaron bicicletas con frenos de disco

Frenos de disco si o frenos de disco no, queda claro hacía donde va el mercado y también las bicicletas de competición.

Pocos son los que quedan ya en el pelotón internacional con frenos de zapata.

Aunque vimos que algunos parece que tuvieron algunos problemas con estos, quedándose sin pastillas de freno a mitad de carrera y teniendo que frenar con el pie sobre la cubierta, las dos bicicletas ganadoras montaban frenos de disco.

Aunque más corta, la carrera femenina el sábado fue más dura si hablamos de las inclemencias meteorológicas, siendo lo más parecido a una competición de ciclocrós que a una de carretera.

En estas condiciones, los frenos de disco, y en mayor medida las pastillas de freno, si no se utilizan las correctas, o las de compuesto más resistente, con el barro y la arena mezclada con el agua, terminan por lijarlas hasta terminar con ellas.

Pero como bien comenta alguno, si de más de 200 ciclistas solo uno se quedó sin frenos, quizás no sea problema de los frenos de disco en general.

Por cierto, el ciclista en cuestión que se quedó sin frenos de disco, Christophe Laporte, y cuyo vídeo frenando con la zapatilla en la rueda puedes ver aquí, consiguió terminar en una gran sexta posición tras un pinchazo y tener que cambiar la bici al quedarse sin frenos. Toda una proheza.

Os dejamos con el resumen de la París-Roubaix 2021 en vídeo: