Titan Desert 2022, unos mueren y otros se casan…

Los eventos ciclistas de masas se han convertido en un negocio poco humano.

944
Titan-Desert-2022-unos-mueren-y-otros-se-casan-boda-fallecimiento-milton-ramos
Las noticias que llegan desde el desierto de la Titan Desert dan que pensar. Un día muere un participante y otro se celebra una boda por todo lo alto....

Desde hace algunos años, como cualquier otro evento ciclista de masas, la Titan Desert se ha convertido en un negocio puro y duro, donde si sueltas dinero, eres mejor atendido que otros.

A nadie le cabe duda de que es un negocio, y donde en muchas ocasiones, el trato humano desaparece por completo por este motivo.

Hace unos días, durante la celebración de la segunda etapa de la ŠKODA Titan Desert Morocco, como así se llama esta edición 2022, un participante perdía la vida.

El motivo de su fallecimiento se debió a una deshidratación severa

Ernesto Escolano, ciclista de 50 años natural de Aragón, perdió la vida en el desierto mientras pedaleaba en la Titan Desert.

La deshidratación que sufrió resultó en un fallo de su organismo.

La competición, que como decimos lleva años siendo una prueba elitista para personas adineradas, empresas que invitan a sus trabajadores o deportistas patrocinados, y ciclistas en busca de gloria y aventura, no está viviendo sus mejores momentos, o sí.

En 2017, el organizador de la prueba, RPM Events, se asoció con Amaury Sport Organisation (ASO), organizador del Tour de Francia entre otras pruebas de renombre.

No es el primer ciclista que muere en la Titan Desert

En la edición 2019, otro ciclista español perdía la vida en la Titan Desert.

En aquella ocasión, el corazón de Fernando Civera, de 46 años de edad, se paraba en las dunas:

Parar un evento como la Titan Desert por el fallecimiento de un participante parece que no es posible.

El calor, la dureza del recorrido y otros factores de carrera, son conocidos por todos antes de llegar al desierto marroquí.

No se trata de echar la culpa a nadie, pero según muchas opiniones, ha formas y formas de tratar el fallecimiento de un compañero o al resto de participantes.

Un día muere un ciclista en la Titan Desert y al día siguiente se celebra una boda por todo lo alto

Así de cruda es la realidad.

Milton Ramos ya puso colorada a la organización de la Titan Desert por el tratamiento del fallecimiento de Ernesto Escolano, amigo suyo, afirmando que no volverá más a participar en esta carrera.

Y es que resulta «curioso» ver las noticias que llegan desde el desierto.

El día 10 de mayo, durante la segunda etapa fallece un participante. El día 12 de mayo, apenas unas horas después, se celebra una boda por todo lo alto en la misma Titan Desert.

Cada uno es libre de hacer lo que le venga en gana, y de opinar con respeto cualquier aspecto de la vida.

Pero como una pequeña gran mayoría opina, la Titan Desert, o su organización, parecen no estar a la altura de las situaciones que ocurren en su evento.

Claro está, hay que estar ahí y en su situación, pero…

Descanse en paz el compañero y condolencias a familiares y amigos. ¡Ah, y enhorabuena a los recién casados!.