Strava obtiene 110 millones de dólares tras una inversión de capital de TCV y Sequoia Capital

160
Se terminó el STRAVA gratis como lo habíamos conocido hasta ahora
La versión gratis de STRAVA se verá reducida. - Archivo

Strava continúa su meteórico ascenso añadiendo a sus arcas nada más y nada menos que 110 millones de dólares.

El gran hermano de los deportistas, centrado en los runners y los ciclistas, aunque también en personas que únicamente lo utilizan cuando caminan, ha visto como en 2020, pese a los meses de confinamiento en todo el mundo, ha incrementado su red en más de dos millones de nuevos usuarios cada mes.

Pero Strava va más allá de ser una herramienta útil para deportistas

Este año también se han añadido más de 50 nuevas funciones a la aplicación móvil, además de lanzar unos nuevos planes para suscriptores que en un principio crearon recelo entre los usuarios pero que se ha ido asentando poco a poco.

Pero como decimos, Strava no es solo para deportistas. Su principales ingresos no vienen de las suscripciones de pago, ni tan si quiera de la publicidad.

En este caso se habla de una inversión millonaria de dos grandes grupos de inversores, TCV y Sequoia Capital, pero hay aún más.

La principal fuente de ingresos de Strava no es otra que recabar información de millones de personas de todo de todo el mundo, y con ello hacer el negocio del siglo. El famoso Big Data.

A esto ya estamos acostumbrados, pues somos espiados y controlados en todo momento con smartphones, relojes inteligentes y demás aparatos electrónicos conectados a la red.

Strava cuenta con otra funcionalidad más que es utilizada por muchos países y sus gobiernos, esta en concreto supuestamente gratuita… (cuando alguien escucha la palabra gratis, es que hay gato encerrado). Su no nombres es Strava Metro.

Con ella se pueden planificar y ordenar muchas cosas, podríamos decir que infinitas. Sabiendo donde están las personas en cada momento del día, que tractos hacen, como interactúan, como construir y mejorar las ciudades, etc…

Strava a día de hoy es una mina de oro, y los grandes inversores se la rifan por la sencilla razón de que los datos que son capaces de recoger por parte de los usuarios, valen su peso en oro.