Sin carriles bici no hay paraíso

Hace un par de años, las calles de nuestras ciudades se llenaron de bicicletas. No se hizo nada para mantenerlo, y los coches las han vuelto a inundar.

279
Sin carriles bici no hay paraíso
Un ciclista urbano en una bicicleta de carga transportando varias bicicletas. El resto de ciclistas, en armonía y sin señales ni prohibiciones, circulan seguros cuando los coches quedan relegados un segundo plano y son los que siempre tienen que ceder el paso.

¿Porqué no triunfa el uso de la bicicleta como medio de transporte en España?

Aunque hay varios motivos, el principal, es que nuestras calles e infraestructuras no están pensadas para la bicicleta.

Demostrado ha quedado con ejemplos de infinidad de ciudades del mundo, que cuando se dan las facilidades, los ciclistas urbanos se multiplican y el uso del coche privado cae en picado.

Para muchas personas, es impensable echarse a la calzada y lidiar con coches, motos, taxistas y otra jungla urbana motorizada.

Sin embargo, cuando las calles de una ciudad cuentan con carriles bici segregados y protegidos del tráfico, y estos conectan los diferentes puntos importantes, las personas desempolvan sus viejas bicicletas guardadas en los trasteros y las ventas de las mismas se disparan.

Lo vimos hace un par de años cuando nuestras calles quedaron prácticamente vacías de coches circulando como un pollo sin cabeza hasta para ir a por el pan.

El boom de la bicicleta lo llamaron. Pero duró unas semanas, hasta que los coches volvieron a inundar las calles

Los que ha seguido, fuesen nuevos ciclistas o viejos conocidos, han vuelto a la realidad.

Esta no es otra que la de unas calles plagadas de coches y conductores, a cada cual con más prisa que el otro.

Poder, claro que puede, pero a riesgo de, y en muchos casos, con cabreos continuos con quienes no respetan las normas, que siguen siendo muchos.

Las autoridades no aprovecharon ni el tiempo que las calles estaban vacías, ni cuando la bicicleta cogió tirón, para crear vías ciclistas seguras y quitar coches de en medio.

Prácticamente, en España, no se ha hecho nada, y lo poco que se ha hecho, por norma general, no sirve ni para pasear los domingos.

No hacen falta más ciclistas, hacen falta más personas que puedan moverse de forma segura en bicicleta por las ciudades

Esa es la realidad de España, y seguramente la de muchos otros países.

Pero existe otra realidad, otro mundo posible.

Tarde o temprano, en vez de cambiar a esta realidad poco a poco, nos va a golpear de lleno en la frente.

Las empresas que no estén adaptadas, y las ciudades que no estén preparadas, lo van a tener muy difícil para salir a delante.

Mientras tanto, no nos cansaremos de repetir, que nosotros, como ciclistas, no tenemos mucho problema el ir entre coches o al fin del mundo pedaleando.

Pero el grueso de la población, los que en realidad hacen falta para que cambie el uso del coche por el de la bicicleta, y también por los que nunca irían por la calzada con los motorizados, son necesarias las vías ciclistas protegidas (carriles bici).