¿Sigues pensando que la contaminación viene de las calderas de carbón? ¡Más bicis y menos coches!

252
Alemania dice NO al coche eléctrico en favor de las bicicletas de carga

Llevamos varios días viendo a los diferentes diarios de tirada nacional informar sobre el descenso de la contaminación y las emisiones de Dióxido de Nitrógeno en las grandes ciudades de toda España, principalmente de Madrid y Barcelona.

Lo curioso del tema es que cada diario da una cifra diferente, al igual que cada estación de control atmosférico, dependiendo de su localización registra unas cantidades u otras.

Suponemos que se suele hacer la media de varias de ellas o de todas las de una gran ciudad para tener una cifra más o menos «real». No es lo mismo una estación de control situada sobre la M30 que otra situada en la Casa de Campo de Madrid.

La bajada de estas emisiones durante el confinamiento social en el que llevamos ya casi dos semanas, por el contrario, si ha quedado reflejado que esta bajada de las emisiones se debe a la reducción del tráfico motorizado en gran medida. (sino en toda…).

Aquellos que defendían a capa y espada que no eran los coches sino las viejas calefacciones o calderas de carbón que aún están en funcionamiento en algunas viviendas (se calcula que tan solo en el 1% siguen funcionando en la actualidad), han visto como pese al frío que estamos teniendo estos días y a que la gran mayoría de personas están dentro de sus casas haciendo uso de sus respectivas calefacciones, los niveles han descendido a mínimos históricos.

Los niveles de NO2 bajaron un 56% en Madrid y un 40% en Barcelona

En Madrid o Barcelona estos días se respira un aire limpio, al igual que en muchas otras ciudades del mundo donde «se ha parado el tiempo» y se ha reducido al mínimo el uso del coche privado.

Si ya consiguiésemos que se reorganizase el transporte de mercancías para realizar los envíos de «ultima milla» en bicicletas de carga, como otras ciudades llevan años realizando, eliminaríamos de un plumazo del centro de la ciudad todas esas viejas y humeantes furgonetas, grandes y pequeñas.

Pero el clima también influye, y no solo en el aumento del uso de las calefacciones. También influyen las lluvias o vientos, así que estas «medias» que nos ofrecen los periódicos nacionales tampoco son muy de fiar.

Tal es el caso, y siguiendo el ejemplo de la capital, la variación de datos sobre de emisiones que ofrecen unos diarios y otros, van desde una reducción del 50% al 73%. Demasiada diferencia para saber con exactitud cuando ha bajado en realidad la contaminación.

Según Europa Press, durante los días 16 al 22 de Marzo, los niveles de NO2 bajaron un 56% en Madrid y un 40% en Barcelona, cifras que contrastan con el descenso de tan solo 21% en países como Italia.

¡Más bicis y menos coches por favor!

Datos más concretos son que en Madrid, comparado con la semana anterior, el descenso de las emisiones ha sido del 55%, y si las comparamos con la misma semana del año 2019, estas han disminuido un 41%.

¿Aún sigues pensando que el mayor problema de la contaminación del aire, y por ende, el origen de muchos problemas de salud son las calderas de carbón?

Cuantas veces nos ha tocado oir y luchar contra aquellos que se oponen a las restricciones de tráfico en el centro de las ciudades, o a la eliminación de aparcamientos para crear vías ciclistas y un largo etcétera.

Las ciudades españolas como la gran mayoría del las ciudades del mundo, están pensadas para los coches y algunas para los peatones. Pero el cambio es necesario y estos datos son el ejemplo.

Necesitamos más bicis en nuestras calles y menos coches. Eso es lo único que tenemos claro.