Si no compite, ¿para qué necesita un ciclista una bicicleta de 6.000 euros?

12196
Si-no-compite-para-que-necesita-un-ciclista-una-bicicleta-de-6.000-euros
El precio de las bicicletas, componentes y accesorios ciclistas ha subido cerca del 30% en 12 meses....

Muchos suelen comparar a menudo el deporte del ciclismo con el del motor, hasta tal punto de que muchos denominan a los ciclistas como «pilotos».

La frase que resuma todo podría ser: si montas en bicicleta, eres un ciclista. Si conduces un coche, entonces deberías ser un conductor. Pero si conduces un Fórmula 1 o un coche de Rally, ya automáticamente deberías ser un piloto.

Todos sabemos lo que cuesta un coche normalito (sí, menos que algunas bicicletas), y también nos imaginamos cuanto puede llegar a costar un coche de competición, independientemente de la modalidad para la que se haya fabricado.

Ahora, llegando al punto de la cuestión, si tan solo somos «ciclistas», ¿porqué necesitamos una bicicleta de competición con tecnologías aeroespaciales?

Desdoblar la mente y ser autocrítico es bastante complicado cuando nos han lavado el cerebro durante décadas

Llegados a este punto, podría casi asegurar que el 90% de las personas que continúen leyendo este texto, ya no les interesará lo que vaya a contar, pues tienen su propia respuesta sin tan si quiera haberla pensado detenidamente. Si les hablas de algo que vaya «en contra» del pensamiento que tienen establecido, su cerebro hace una especie de cortocircuito mental y no les deja ir mas allá.

Lo entiendo, a mi también me hace el cortocircuito, pero por una razón u otra, puedo sobreponerme a él y continuar pensando de forma crítica y razonable.

También tenemos los que opinan que con su dinero hacen lo que quieran. Si no tienen problemas económicos, ¿porqué no deberían darse un capricho en forma de bicicleta de más de 5.000 euros?

Igual que los bancos. Las marcas de bicicletas venden todo, suben los precios, recortan en todo y cada año obtienen más beneficios…

Hay que recordar, que salvo excepciones, la mayoría de marcas de bicicletas, componentes y accesorios, pertenecen a grandes grupos inversores. Estos solo miran el balance trimestral y anual, el cual nunca puede generar menos beneficios que el ejercicio anterior.

Si suben las materias primas, subimos los precio. Si suben los salarios y los impuesto en Europa, nos mudamos a Asia. Si sube el transporte, subimos los precios. Y así con todo…

Pero si obtenemos millones de beneficios anuales, nunca, nunca, bajaremos los precios.

Si me lo puedo permitir, ¿porqué no voy a comprarme una bicicleta con tecnología aeroespacial?

Si hablamos de bicicletas eléctricas, la cosa ya se sube de madre, con modelos para el público que alcanzan los 13.000 euros. Pero no nos salgamos del tema.

Aquí no se trata de si yo tengo el dinero o de si me lo puedo permitir. De lo que se trata es que una bicicleta lleva siendo lo mismo unos 10 o 15 años.

Existen ligeras mejoras, y sí, muchas horas de investigación y desarrollo invertidas, pero no para que las piezas duren más o nos salgan más baratas, si no para rebajar unos pocos gramos y hacerlas «más rápidas», cosa que el común de los ciclistas no necesita.

Y aquí viene el siguiente y último cortocircuito mental. ¿Crees que un ciclista profesional, de la modalidad de ciclismo que más te guste, no podría ganar una carrera con una bicicleta de hace 10 años?.

Todas las mejoras que la industria de la bicicleta nos intentan colar cada día, no cuestan ni por asomo el aumento de precios desorbitado de bicicletas y componentes de la actualidad.

El tema es mucho más extenso, con muchas variables, situaciones y diferencias, pero básicamente se trata de que nos hemos, o mejor dicho, nos han acostumbrado, a pagar fortunas por algo que realmente no necesitamos.