Se podría celebrar el Tour de Francia a puerta cerrada, solo con ciclistas

121
tour de francia 2020
Tour de Francia 2020

Las noticias sobre el Tour de Francia 2020 y la posibilidad de que finalmente se pueda celebrar a finales del mes de Junio de este año están volando por Internet en las últimas horas.

Lo cierto es que queda bastante para el día 27 de Junio, cuando tiene previsto, por el momento, darse el pistoletazo de salida del Tour de Francia.

Pero el coronavirus no entiende de economía ni de deportes, solo de contagios y víctimas.

Las grandes mentes pensantes, entre las que se encuentran los organizadores de la propia competición, algunos ciclistas profesionales (y ex-profesionales) y hasta el propio gobierno francés, ya se están frotando las manos, o mejor dicho, secándose el sudor frío de la frente, pensando en un Tour de Francia 2020 a puertas cerradas, sin público pero si con televisión y radio.

Tour de Francia 2020 sin publico a puertas cerradas

Como ya ocurriese en la última competición europea de ciclismo profesional disputada este año desde que comenzase la crisis del coronavirus en el viejo continente, como fue la alborotada Paris-Niza, la cual tuvo que suspender la última etapa, el Tour 2020 podría celebrarse a puertas cerradas.

Esto quiere decir que no habría público en las cunetas, en los grandes puertos ni en ninguna de las salidas y llegadas de etapa.

Pero por el contrario, si tendríamos medios de comunicación, es decir, prensa, comentaristas, televisión, radio, etc…

La idea no es del todo descabellada, pero visto como avanza el virus por el país vecino, todo apunta a que esto no será posible por muchos millones de euros que se vayan a perder.

¿Y si se pone en marcha y comienzan los contagios?

Y luego está el riesgo de poner todo en marcha, y que a mitad de carrera comiencen los contagios, ya sea por parte de los ciclistas o por cualquier miembro de la organización.

Incluso con un Tour de Francia a puertas cerradas, este mueve cientos de personas a parte de los ciclistas en cada etapa.

Esto no solo sería una hecatombe deportivamente, también económicamente.

Y luego está el tema de la forma física de los ciclistas, quienes no han podido seguir la gran mayoría sus planes de entrenamiento debido a las restricciones de movilidad de muchos países.

Ya que el motivo de celebrarse no es el deportivo, ni por parte de la organización, ni de ciclistas ni tan si quiera del gobierno. El motivo de no suspender y aplazar la prueba no es otro que el económico.

El dinero manda, haya virus, guerra o hambre.