Ruta por el Canal de Castilla

92

Hay rutas indicadas para hacer en familia, cómodas, sin desnivel y aptas para todas las edades y condiciones físicas o técnicas. Una de estas rutas es la que recorre el Canal de Castilla por las provincias de Palencia y Valladolid. Se puede dividir en multitud de tramos y todos están muy bien comunicados tanto por carretera como por tren.

El Canal de Castilla es una de las más grandes obras de ingeniería civil de nuestro país, data del siglo XIX y estaba pensada para acabar con el aislamiento que tenía la meseta castellano leonesa y poder transportar mercancías y gentes por vía fluvial. Aunque el proyecto inicial quería unir Reinosa con Segovia, sólo se construyó el tramo que va desde la localidad palentina de Alar del Rey hasta Valladolid y otro ramal que finaliza en Medina de Rioseco.

Ciclobrava 2020

Para salvar el desnivel que presentaba el canal y así poder remontar su curso, se construyeron una serie de esclusas, en estas esclusas se encerraban las barcazas y se llenaban o vaciaban de agua dependiendo si se remontaba el canal o no, eran como unos ascensores gigantes.

A lo largo del canal nos encontraremos con multitud de carteles informativos que nos ayudan a comprender el funcionamiento del Canal y la importancia que tuvo para Castilla y su comercio.

A cada lado del canal de agua hay dos caminos, que eran los que se utilizaban para tirar de las barcazas con mulas, bueyes o cualquier otro animal de tiro. A lo largo de estos caminos es por donde vamos a dar pedales. Son caminos anchos, sin ningún desnivel significativo, perfecto para aquellos que empiecen a dar pedales y quieran estar lejos de los coches.

Nosotros, en este caso nos hemos entrado en el primer tramo del canal, entre su nacimiento, en la localidad de Alar del Rey, y Herrera de Pisuerga. Hicimos una ruta de ida y vuelta empezando en la estación de tren de Herrera de Pisuerga, situada a 300 m del Canal. El grupo tenía gente de todas la edades, desde los 8 años del más pequeño hasta los más de 65 del mayor.

Después de casi 8 Km de un tranquilo paseo en el que lo único que oyes es el rodar de la bicicleta, mezclado con el ruido del agua, el canto de los pájaros, el movimiento de las hojas de los árboles y el sonido de algún tren (la vía de ferrocarril discurre paralela al canal en la mayor parte de su recorrido), llegamos al nacimiento del canal en la localidad palentina de Alar del Rey.

En este punto también tenemos multitud de carteles explicativos sobre la historia del Canal de Castilla y sobre las rutas que parten de ese punto hacia la montaña palentina. También podemos visitar un servicio de información del Canal.

Una vez que hemos recuperado un poco las fuerzas (tanto los mayores como los más pequeños) retomamos el camino de vuelta, esta vez por la otra margen del Canal.

Este camino de vuelta se hace más cómodo, aunque el desnivel es casi imperceptible ahora estamos circulando en el mismo sentido que las aguas del Canal y se aprecia una ligera inclinación a nuestro favor que nos facilita la labor de dar pedales. Hasta que llegamos a nuestro punto de partida y destino, la estación de tren de Herrera de Pisuerga.

ABUS Game Changer

Por Ángel Escalera Aláez