Ruta Gravel Festibike – Cannondale , día épico

71
marcha gravel en festibike 2019

El fin de semana del 13 al 15 de Septiembre, Madrid se convertía en la capital del Gravel. Y es que no solo la ciudad albergaba el final de una emocionantísima Vuelta a España, sino que la localidad de Las Rozas albergaba Festibike, la feria internacional de la bicicleta.

Como cada año, la feria albergaba en paralelo a su celebración el desarrollo de diferentes pruebas ciclistas de múltiples disciplinas, así podíamos elegir entre modalidades competitivas o pruebas para cicloturistas.

Este año, como novedad, se celebraba una prueba novedosa, tanto por su disciplina como por su formato.

El ciclismo gravel está en auge, muchos ya lo conocíais y otros lo estáis descubriendo, pero engancha. Así con la organización de Festibike junto a Cannondale y staff de Sanferbike acudíamos el pasado domingo día 15 a la novedosa e interesantísima propuesta.

Formato novedoso

Y es que no solo la propia disciplina era la novedad sino que el formato nos atrajo tanto que no podíamos perdérnoslo.

Sin dorsales, sin cronometraje ni clasificaciones. Una inscripción reducida a 100 ciclistas, un atractivo recorrido de algo menos de 70 kilómetros que no contaba con marcaje, sino que debía ser seguido a través del track en nuestros dispositivos GPS, dos avituallamientos a lo largo del día y asistencia en todo momento de monitores de primer nivel que se encargaban de que las cosas transcurrieran con normalidad.

Por si fuera poco la inscripción incluía un precioso maillot Gobik que portábamos durante la prueba.

marcha gravel en festibike 2019

Día épico, aventura 100%

Nuestro país atravesaba unos días duros en el aspecto meteorológico. Si bien la zona centro no sufría la intensidad que sí experimentaban en otras zonas del país, no estábamos ajenos al temporal.

De hecho durante la feria, visitantes y expositores sufrieron las tormentas que afearon algo estos días de puro ciclismo. Así las cosas, el domingo nos presentábamos allí, no vamos a ocultarlo, con la incertidumbre de saber que nos encontraríamos.

El pronóstico no era el ideal, pero allí nos encontrábamos, bajo el arco de meta y con un ambiente muy distendido y familiar los participantes de la prueba.

Sobre las 9:30 tomábamos la salida con esa mezcla de nervios, ganas y como hemos dicho incertidumbre por saber como nos íbamos a encontrar el terreno.

Escoltados hasta salir de Las Rozas y tomar el primer camino el nivel de excitación y ganas estaba en el ambiente.

ruta gravel en festibike 2019

A los pocos kilómetros de comenzar llegaba la primera aventura del día, el cruce de un río (ya estábamos avisados en el briefing previo).

No todos tuvimos la misma fortuna al pasarlo y alguno acabó dándose un buen chapuzón. Terreno compactado y charcos nos dejaban rodar bien, a ritmos asequibles para poder charlar de vez en cuando con los compañeros sin perder la concentración que exige un ciclismo tan vivo como es el de la disciplina gravel.

Efectivamente las lluvias habián hecho estragos y encontrábamos zonas blandas donde los que llevábamos cubiertas con poco taco sufríamos en las subidas para encontrar tracción y a todos se nos acumulaba el barro en los pasos de rueda dificultándonos el avance.

Somos ciclistas, no nos gusta lo fácil, ni siquiera lo cómodo, así que adaptándonos a las circunstancias continuábamos pedaleando alternando zonas exigentes con el barro con otras más asequibles para poder rodar bien.

Tras el primer avituallamiento nos reagrupábamos algunos pequeños grupos para formar otros mas grandes y hacíamos grupeta. Más pistas, charcos y carreteras en mal estado que nos acercaban más a la meta de nuevo en Las Rozas.

ruta gravel en festibike 2019

Sobre las 12 de la mañana la lluvia hizo acto de presencia, así que no quedaba otra que adaptarse y seguir en modo aventura para seguir sufriendo y disfrutando. Y es que, si fuera fácil, no resultaría atractivo. Llegamos a una zona de senderos que seguro en seco son muy divertidos… pero, no, no estaba seco.

El terreno estaba muy complicado por las lluvias de días anteriores y encima nos estaba lloviendo. Pie a tierra, el barro bloqueaba el giro de las ruedas y nos tocaba echar la bici al hombro.

Lo más sorprendente es que allí nadie se quejaba, estábamos empantanados, el barro no nos dejaba avanzar, pero estábamos encantados. El que escribe estas líneas incluso “compró”un par de parcelas a lo largo del día en forma de caídas en el barro.

Bajo la lluvia llegábamos al segundo avituallamiento, que estaba ya muy cerca de meta. Tiempo para reponer, seguir comentando la jugada y volver a subirnos a la bici para afrontar la parte final.

Una espectacular zona de pista estrecha y sendero que disfrutábamos esquivando (o no) los numerosos charcos existentes nos llevaban de nuevo a la zona de meta en Las Rozas. Sonrisas, charletas comentando como había transcurrido el día y todos hasta arriba de barro. Menudo día de aventura.

Os aseguro que los responsables del lavado a presión de las bicis en el recinto no estaban tan contentos como los participantes y es que imaginaros el trabajo de “devolver a la vida” a nuestras bicicletas repletas de barro.

Puede que el tiempo no acompañara, que el terreno no estuviera en las mejores condiciones, pero nadie nos quita la aventura que vivimos y el espectacular ambiente familiar.

ruta gravel en festibike 2019

Para 2020 seguro que no seremos 100, seremos muchísimos más los que estaremos con ganas de volver a vivir una jornada espectacular de gravel, eso sí, con algo menos de barro si podemos elegir.

Gracias a organización, a los monitores guías de lujo que tuvimos y a todos los compañeros de ruta por una jornada tan especial. Nos vemos en la carretera, en los caminos… en definitiva, nos vemos sobre nuestras bicis.