Roosen y el Jumbo-Visma no vieron la caída en Burgos. Nadie lo cree…

Una cosa es no ver la caída masiva, y otra no enterarse de ella.

518
Roosen-y-el-Jumbo-Visma-no-vieron-la-caida-en-la-Vuelta-a-Burgos.-Nadie-lo-cree...
Instante en el que uno de los ciclistas del Jumbo-Visma que iba tercero del grupo cae delante de uno de sus compañeros, mientras quien iba en segundo lugar, también del Jumbo, mira hacía atrás para ver que ha ocurrido.

El Jumbo Visma ha ganado la segunda etapa de la Vuelta a Burgos, tras esta caída masiva provocada por un badén, en el cual uno de sus corredores se ha ido al suelo arrastrando a todo el pelotón.

Sin rivales para disputar el esprín final, los tres ciclistas del Jumbo-Visma han entrado en solitario en meta, siendo Timo Roosen el vencedor de la etapa.

Ante las raras circunstancias de la victoria del Roosen, secundado en el podio por Edoardo Affini y Chris Harper, y las críticas recibidas, sobre todo en las redes sociales, el Jumbo ha compartido una escueta «explicación» a lo sucedido.

No he visto la caída. Por su puesto que no es la manera que quiero de terminar una carrera. Espero que todos estén bien

Timo Roosen – Jumbo-Visma

Las palabras, compartidas en las redes sociales por el propio Jumbo-Visma, no han hecho más que avivar las llamas.

Aunque no te hayas caído nunca en bicicleta en la carretera, no hace falta saber que la caída de un solo ciclista y su bicicleta golpeando contra el asfalto, por mucho carbono que sea, provoca bastante ruido.

Si le sumamos que la velocidad podría ser de 60 km/h en el momento de la caída en el badén, el ruido de una sola bicicleta, sería más que apreciable por cualquier ciclista del pelotón, por muy delante que fuese.

Más. Si la caída se produce justo detrás de ti, y es de un compañero, no hace falta ni mirar para saber lo que ha ocurrido.

Pero aún hay más. Si no es uno, sino decenas los que se caen, y no solo en el asfalto, sino con las vallas metálicas, el sonido ha tenido que ser estremecedor. Puedes sumarle frenazos, gritos y otros «sonidos».

Y ya no solo eso, si el ciclista que se ha caído del Jumbo-Visma no era el último de los cuatro que iban en cabeza, decir que no ha visto la caída es un poco reírse del personal.

Más cuando el que iba segundo, justo delante del accidentado, se ha girado para mirar que había pasado.

Críticas al Jumbo por celebrar la victoria tras la caída masiva

Quizás Roosen no haya visto la caída «en directo», pero que se ha enterado de ella al igual que sus otros dos compañeros que han entrado tras el en meta, de eso está todo el mundo seguro.

Ya en el esprín entre los tres ciclistas del Jumbo, que pocos entienden que disputaban, han celebrado la victoria como si se hubiesen impuesto al resto de ciclistas participantes.

Algo un tanto, «ridículo».

Haber entrado sin más quizás habría calmado los ánimos.

Aunque el Jumbo-Visma no ha tenido la culpa de provocar la caída masiva de hoy en la Vuelta a Burgos, sino quien ha permitido que un badén de esas características se encontrase a 800 metros de la meta, decir que no han visto la caída suena un poco cuanto menos raro.