«Quiero ser un ciclista cool, pero no me alcanza el presupuesto»

Hoy en día, para que nadie te mire raro en la montaña o en la carretera, has de haber desembolsado bastante dinero para no "llamar la atención" e ir a la moda.

231
Quiero-ser-un-ciclista-cool-pero-no-me-alcanza-el-presupuesto-modas
Como en otros aspectos de la vida, las modas en el ciclismo están muy presentes, y la gran mayoría nos dejamos arrastrar por ellas, aunque nos cueste el sueldo en ello.

Ir a la moda o desentonar siempre por encima del resto, nunca por debajo, es la tónica que se ve hoy en día en cualquier estrato o actividad social.

En el ciclismo, por norma general, ocurre lo mismo.

Pero no es nada nuevo, ya ocurría años atrás.

Los rastrales, los cuernos, los componentes anodizados, las horquillas de suspensión, los automáticos, los V-Brake, los integrales, los manillares largos, la gafas de soldador, y un largo etcétera hasta llegar al…, ¿Downcountry?.

Modas ciclistas que algunas veces van unidas a avances tecnológicos, pero muchas otras veces no.

Y aunque pueda parecer cosa de gustos, no es solo el sentirnos bien, es el no desentonar y poder fluir en la misma corriente que el resto de mortales.

Las modas han sido estudiadas por psicólogos y sociólogos a lo largo y tendido de los años, y están con nosotros desde que nos levantamos hasta cuando dormimos.

Modas en la comida, en la forma de vestir, en la forma de hablar, de escribir, de comunicarnos, de hacer deporte y hasta en la de trabajar. No hay quien escape a las modas.

Aquellos que lo consiguen son señalados, tachados y hasta a veces humillados, cuando lo realmente triste es ser un clon y hacer lo que hace el resto simplemente por querer ser aceptado.

Hoy en día, ser ciclista es caro, y no solo porque las marcas y fabricantes se aprovechan, también porque nos regimos por las modas

Dentro del ciclismo existen cientos de modas, desde los diámetros de rueda, pasando por lo materiales, el peso, los tipos de bicicletas, etc. Todas ellas caras.

Ir en contra de ellas supone ser un corderito negro, aguantar chistes malos, miradas, y como no, críticas, sobre todo en las redes sociales.

Es por ello que hoy en día, crear tendencia es muy difícil, pues si te sales de lo establecido sufrirás las consecuencias.

Una nueva moda ciclista, la anti-moda, el anti-ciclista, el anti-fashion cyclist

Algunos, por naturaleza, o simplemente por no aceptar lo que les ponen en bandeja, son «anti».

No regirse por las modas o lo que otros hacen o llevan, es complicado, pero es posible.

De vez en cuando se puede ver a alguien así en bicicleta por la carretera o por la montaña.

Si hoy en día practicar ciclismo se está convirtiendo en un deporte para ricos, aún existe la posibilidad de disfrutar de las dos ruedas sin necesidad de gastarse un dineral.

Ya que si queremos practicar el ciclismo que nuestro vecino o amigo practica, y somo «nuevos», tendremos que preparar la billetera para ser como mínimo un ciclista «cool»:

  • Bicicleta: 2.000 €
  • Casco: 70 €
  • Zapatillas: 100 €
  • Maillot, culotte, guantes y calcetines: 150 €
  • Gafas: 30 €
  • Repuestos y herramienta: 100 €
  • Complementos: 150 €

* Precios mínimos para no «desentonar» en a carretera o la montaña.

En realidad con mucho menos se puede comenzar, pero poco a poco iremos gastando más y más, ya que nos dejaremos llevar por las diferentes modas según nos vayamos cruzando con otros ciclistas, vayamos viendo fotos y vídeos, etc.

Recuerda, bajo ningún concepto te conviertas en un ciclista de mierda (ver aquí)

Así vemos que algunos terminan con bicicletas de 12.000 euros, maillots de 200€ y aceites para la cadena de 50€ para salir una vez a la semana y hacer 40 kilómetros en llano.

Y no, no se trata de que cada uno hace con su dinero lo que quiera, por mi como si te compras la bicicleta de oro y diamantes.

Pero hoy en día, para que te consideren un «ciclista», no vale con tener bicicleta o casco y utilizarlos.

Para ser ciclista has de tener una bicicleta con unos requisitos mínimos, una vestimenta adecuada y unos complementos y vocabulario acorde a lo que imponen las modas.

Para todo hay excepciones, pero así parece ser por norma general.

Tú decides, puedes ir a la moda y disfrutar, o simplemente, puedes disfrutar.

No hay nada mejor para ser un ciclista cool, que crear tu propia moda.